Animales

Mi perro est - pasado de kilos

Pin
Send
Share
Send
Send


Los programas de reducción de peso están integrados por tres planes: alimentación, ejercicio y reevaluación.

Alimentación: es probable que una reducción en la cantidad diaria de pienso que le administremos a nuestra mascota reduzca el peso de ésta sin crear deficiencias de proteínas, vitaminas, minerales y energía. Es por eso que existen alimentos hipocalóricos que deberemos medir la cantidad exacta de alimento a ofrecer. Algunos tipos de premios pueden utilizarse en programas de reducción de peso, pero su contenido de calorías debe incluirse en la prescripción de calorías totales.

Ejercicio: hemos de realizar con nuestra mascota caminatas diarias, de 20 minutos de duración e ir aumentando progresivamente el tiempo hasta llegar a los 60 minutos.

La reevaluación para determinar la cantidad y la velocidad de la pérdida de peso ha de ser constante y periódica, puesto que viendo que nuestra mascota va perdiendo peso nos motivaremos más a seguir con el plan establecido con nuestro veterinario

Preocupémonos por, enseñarles a comer, hacer ejercicio, darle una vida sana alejada de chocolates, jamón, golosinas, aunque te mire con cara de pena. Los perros son muy manipuladores, sobre todo los de raza pequeña, pero hemos de pensar que lo hacemos por él,

A continuación os indicamos unas indicaciones para poder identificar si vuestro perro tiene una óptima condición corporal. (la imagen os puede ser de gran ayuda a la hora de orientaros)

Perro delgado: costillas, vértebras lumbares y huesos pélvicos fácilmente aparentes. Grasa no palpable. Cintura y curva abdominal obvias, huesos pélvicos prominentes.

Perro con peso ideal: costillas palpables pero no visibles, cintura apreciable detrás de las costillas al observar desde arriba, abdomen curvado al observar desde los costados.

Perro obeso: costillas difícilmente palpables bajo una capa gruesa de grasa, depósitos de grasa en el área lumbar y base de la cola, cintura apenas visible o no apreciable, curva abdominal inexistente (puede mostrar distensión abdominal evidente)

¿Cómo lograr que mi perro tenga un peso >

Una alimentación adecuada y la práctica diaria de ejercicio físico son imprescindibles para que tu perro pueda mantener un buen peso, contribuyendo así a una mejor calidad de vida.

Obviamente, para evaluar la idoneidad del peso de tu perro siempre debes tener en cuenta su constitución, ya que la constitución de un galgo nunca será igual a la constitución de un labrador, mucho más robusta.

Los signos que indican que tu perro posee un peso óptimo son los siguientes:

  • Las costillas pueden palparse fácilmente y están recubiertas por una capa de grasa leve
  • Los huesos y los extremos óseos se pueden palpar con facilidad y la grasa que los recubre es leve en los huesos y mínima en las prominencias
  • Se puede advertir fácilmente una cintura lumbar bien proporcionada cuando el perro es visto desde arriba
  • La base de la cola tiene un contorno liso

Si tienes dudas acerca de los requerimientos nutricionales de tu perro, del ejercicio físico que necesita o de su estado de salud te recomendamos que acudas al veterinario para que pueda ofrecerte un completo asesoramiento profesional.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo saber si mi perro está gordo?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

por Guillermo Rico, médico veterinario

¿Quieres que tu perro no suba de peso? Encuentra, a continuación, las preguntas y respuestas más frecuentes con respecto a cómo hacer que tu mascota se mantenga ‘en forma’.

¿Cómo saber si tu mascota está gordita?

Mira desde arriba a tu mascota y nota si tiene cintura. Si no la percibes, y por el contrario está rellenito, tienes un peludo gordito. Otra prueba adicional es aplicar presión sobre sus costillas, debes sentirlas con facilidad, pero si esto no es posible, es probable que padezca de soprebeso u obesidad. En dicho caso, también podrás notar una acumulación de grasa en la base de su cola. Ten en cuenta que cuando un peludo que debe pesar 15 kg está en 5 kg de sobrepeso, equivale a que tú estuvieras en un ¡30% de sobrepeso!

Estilo de vida sedentario: círculo vicioso

El estilo de vida de los propietarios incide sobre el peso de sus peludos. Así que si eres sedentario, tu perro muy probablemente lo será y tendrá una mayor probabilidad de ser gordo. Si además te gusta picar comida con frecuencia y, de paso, le ofreces a tu mascota, tendrás con seguridad un peludo gordito.

La clave está en el ejercicio

Obviamente, uno de los puntos esenciales en un protocolo de reducción de peso, ya sea en seres humanos, en perros o en gatos es la actividad física regular. Y más allá del peso, realizar ejercicio frecuente es bueno para el estado general de salud. Aquí, algunas recomendaciones para que las tengas en cuenta:

  • Las horas de menor temperatura son ideales para hacer ejercicio con tu perro.
  • Algunas razas tienen más dificultad para hacer ejercicio que otras. Razas braquicefálicas (bulldogs, bullmastiff, pug, bóxer) y de patas cortas (basset hound, teckel) deben realizar actividades con menor intensidad.
  • Si tu perro respira con dificultad, jadea excesivamente, tiene la lengua y las encías muy enrojecidas y no se puede levantar del piso es señal de que está exhausto. En este caso, no lo fuerces. Ofrécele agua, mantenlo en la sombra y humedécele almohadillas, abdomen y mucosas. Si no hay mejoría, acude inmediatamente al veterinario.

Aprendiendo a contar calorías

Lo primero que debes saber es cuántas calorías consume tu peludo y cuántas debería –en teoría– consumir. Si le ofreces a tu mascota más de las necesarias, las condiciones estarán dadas para que entre en sobrepeso.

  • ¿Cuántas calorías aporta el alimento que le ofreces a tu mascota?

Los alimentos comerciales para mascotas tienen información sobre el contenido de proteína, grasas y carbohidratos que contiene. Las que aportan mayor cantidad de calorías en términos numéricos son las grasas, pues contienen 8.5 kilocalorías por gramo de alimento (Kcal/g), en comparación con las proteínas y carbohidratos que aportan 3.5 Kcal/g.

  • Calcula las calorías que consume tu perro así:

Suponiendo que cada 100 gramos del alimento que le ofreces a tu mascota contiene 50% de carbohidratos, 28% de proteína y 11% de grasa. Multiplica el porcentaje del contenido por la cantidad de Kcal/g que aporta cada elemento, así:

Esto quiere decir que cada 100 gramos del alimento que tu peludo consume, le aportan 366,5 Kcal.

  • ¿Cuántas calorías necesita tu perro?

La cantidad de calorías que necesita tu peludo la puedes calcular de la siguiente forma: supongamos que tu peludo pesa 20 kg, entonces, eleva este número al cubo:

20 x 20 x 20 = 8000

A este resultado sácale la raíz cuadrada dos veces. El resultado es 9,45.

Este valor lo debes multiplicar por un factor de corrección que depende de la actividad de tu perro. Si tiene actividad física alta el factor es 150, si es normal, el factor es 110, pero si es sedentario, será de 70.

Entonces, para este ejercicio supongamos que tu mascota es sedentaria:

Esto quiere decir que tu peludo debe consumir 661,5 Kcal al día.

  • ¿Cuánto concentrado debe consumir tu perro?

Siguiendo con el ejercicio. Si 100 gramos del concentrado aportan 366,5 Kcal, haciendo una simple regla de tres:

(100 gramos X 661,5 Kcal) / 366.5 Kcal = 180,49 gramos. Esto quiere decir que al día tu peludo debe alimentarse con 180,49 gramos de concentrado, repartidos en tres raciones.

El tamaño de la ración

No te conformes con llenar la taza de comida de tu peludo. Tampoco permitas que se alimente durante todo el día según su voluntad. Es por esto que debes tener una medida exacta que te permita saber el tamaño de la ración.

Adiós a las sobras de comida

Una de las grandes ventajas de los concentrados comerciales para mascotas es que permiten conocer su aporte nutricional y calórico. Esto no sucede con la comida de casa. Así que si le das unas sobras de arroz con pollo a tu peludo, no sabes realmente qué le estás ofreciendo. Esta es una de las razones fundamentales por las que las sobras de comida deben ser prohibidas para tu mascota.

¿Y si tengo un gato, qué cambia?

  • Es un reto poner a un gato a realizar actividad física al interior de la casa, estimula su actividad jugando con él. Las cañas de pescar para gatos y el láser son una buena alternativa.
  • Crea un ambiente enriquecido en su entorno con un gimnasio para gatos.
  • Escóndele premios en sitios que supongan un mayor esfuerzo físico. En el mercado puedes conseguir juguetes que permiten introducir alimento en su interior, esto los mantendrá activos e incrementará el gasto energético.
  • En cuanto al control de porciones, en promedio un gato debe consumir 275 calorías al día. Es usual que uno en crecimiento necesite el mismo aporte calórico de un minino adulto.
  • Ofrécele alimento con bajo contenido calórico y altos niveles de fibra.
  • La comida blanda enlatada es más efectiva para bajar de peso ya que tiene un 25% menos de calorías que la comida seca.

¡Ojo!

De ti depende que tu mascota sea gorda o no. No se trata de que corras maratones con tu perro, solo procura salir tres veces al día a caminar con él y permítele correr libremente por el parque, déjalo divertirse a sus anchas con otros perros.

Tip

Procura ofrecerle a tu mascota premios que sean saludables y no interfieran con su buena alimentación. En el mercado consigues golosinas con bajo contenido calórico y, además, puedes premiar a tu peludo con fruta (trozos de banano o manzana) y vegetales (las zanahorias baby y el brócoli les encanta a los perros). Los dulces y los chocolates están prohibidos ya que además de ser una bomba de calorías, pueden ser tóxicos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

3. No se le tocan las costillas.

A un perro que está bien de peso no se le tienen que marcar las costillas a simple vista, pero sí se le tienen que sentir cuando se pasa la mano. Es decir, tenemos que poder tocar las costillas al tacto (no verlas a simple vista). Esto se cumple cuando hay suficiente grasa para cubrir las costillas (por eso no las vemos), pero no demasiada grasa como para hacerlas desaparecer al tacto de nuestra mano.

En cambio, cuando un perro está obeso es difícil tocar sus costillas y no podemos contarlas. Si al pasar la mano suavemente por las costillas notas solamente como grasita y que está «mullido» pero no puedes diferenciar donde empieza una costilla y termina otra es que tu perro lleva demasiado «equipaje» en su cuerpo!

-Está claro que hay que usar el sentido común, a un galgo sabemos que sí se le ven las costillas a simle vista, o a ciertos perros de trabajo que llevan vidas muy activas también. Pero no esperamos que veas las costillas de un chihuahua, ni de un golden retriever o de un cocker.

4. Se cansa demasiado cuando hace ejercicio:

Ya sabemos que a los perros en general les encanta ir a la calle, caminar, jugar y correr por el parque. Un perro obeso en cambio puede parecer «más vago», negarse a hacer ejercicio físico porque le cuesta más (le cuesta moverse, respira con difcultad, se fatiga rápido). O a veces un perro con sobrepeso hace el esfuerzo e intenta hacer el ejercicio, pero al poco rato se para a «tomar un respiro» porque se fatiga.

Pin
Send
Share
Send
Send