Animales

Por qué mi gato vomita?

Pin
Send
Share
Send
Send


Escrito por: Ildefonso Gómez Herrera 3 mayo 2017 Sin comentarios 2 minutos

Que nuestra mascota vomite no es buen síntoma, pensaréis. Eso es evidente. Si tenéis un gato, estaréis más o menos acostumbrados a verle realizar este movimiento. Aunque eso no significa que todo en su salud esté correcta. Podríamos decir que es algo común, sin llegar a ser grave, aunque a la vez puede ser síntoma de que hay algo mal. Los dolores de cabeza deberían llegarnos en el caso de que se conviertan en algo habitual.

Antes de nada, si vuestro gato tiene vómitos de manera habitual, es conveniente estar durante unas horas observando qué es lo que hace. Esto permitirá comprobar cual es el posible problema. Es posible que vomite después de comer, después de beber, o simplemente por estar en determinados lugares.

Una de las causas más comunes de los vómitos son las bolas de pelo. Los gatos se acicalan con la lengua, por lo que los pelos se acumulan en esta y, finalmente, los ingieren. Teniendo en cuenta que el estómago no está preparado para digerirlos, estos se expulsan en forma de bolas, ayudándose del vómito. No en vano, es posible darle remedios naturales con el fin de que realizar la purga de una manera más sencilla.

Existen dos causas más que pueden provocar los vómitos: el estrés y los parásitos. El primero, el estrés, desemboca en una gran cantidad de nervios que les provocan molestias y, finalmente, vómitos. Cuidado con las situaciones que viven. En cuanto a los parásitos, estos pueden provocarles dolores, incluso internos, que les den malas sensaciones. Si sospecháis de esta posibilidad, la mejor idea es la de llevar al animal a un veterinario.

Hay muchas más razones por las que los gatos pueden vomitar, incluyendo el ya famoso veneno. Si véis que la causa podría ser externa o sospecháis que la salud del minino corre grave peligro, lo mejor es realizar una visita al veterinario.

La fisiología del vómito

El sistema digestivo cuenta con un movimiento natural y fisiológico denominado peristaltismo, este movimiento se asegura que el bolo alimenticio, que posteriormente será el bolo fecal, recorra todo el tuvo digestivo.

Cuando se produce el vómito este movimiento se altera y pasa a ser un movimiento que médicamente se denomina movimiento antiperistáltico (ya que sigue el trayecto inverso), la alteración de este movimiento se produce en ocasiones a través del sistema nervioso central y en otras ocasiones a través de los propios mecanismos de defensa presentes en el tubo digestivo.

El vómito puede corresponderse con un intento de desintoxicación del organismo o bien con patologías que afectan directamente al sistema digestivo. Veamos a continuación de forma más específica qué trastornos pueden causar vómito en los gatos.

Mi gato vomita.

Observar el contenido rechazado es importante para determinar la gravedad del caso y ayudar al veterinario a identificar la posible causa del problema. El contenido expulsado puede ser: alimento no digerido, líquido gástrico, líquido biliar (amarillento o verdoso), sangre (de color rojo vivo o marrón si es sangre digerida), cuerpos extraños, plantas y tricobezoares (bolas de pelo) entre otras.

Los signos clínicos revelan mucho acerca de la causa del vómito en gatos aunque, por supuesto, el veterinario es la única figura capacitada para diagnosticar y prescribir un tratamiento. Eso sí, en ningún caso debemos automedicar a nuestro felino, ya que algunas patologías tienen sintomatología muy parecida, por lo que podríamos provocar daños graves e irreversibles en su organismo.

A continuación hablaremos de las señales más comunes que pueden percibir los tutores y su posible causa:

¿Por qué mi gato vomita las croquetas?

Puede ser, simplemente, porque tu gato ha comido mucha cantidad de alimento demasiado rápido y su estómago no ha tenido tiempo de digerir la comida y necesita expulsarla. Si la comida no ha llegado al estómago sino solamente al esófago, hablaremos de una regurgitación.

En cualquier caso, un gato que come demasiado rápido necesitará que su tutor le racione el alimento y le ofrezca porciones pequeñas pero más frecuentes, vigilando que coma con calma y masticando correctamente. En caso de no hacerlo, podemos adquirir un comedero antivoracidad.

¿Por qué mi gato vomita amarillo?

Al observar vómito amarillo en gatos muchos tutores sospechan que "mi gato vomita bilis" sin embargo, ¿qué causas provocan realmente el vómito de bilis? En ocasiones hablaremos de un ayuno prolongado, sin embargo, también puede ser fruto de una intoxicación, de la presencia de un cuerpo extraño o de diversas patologías, como son los problemas hepáticos o la pancreatitis. No existe una única causa que lo provoque, por lo que el diagnóstico es esencial en este caso.

¿Por qué mi gato vomita espuma?

Los vómitos con espuma blanca son frecuentes y, al igual que en el caso anterior, pueden aparecer debido a varias causas, entre las que destacamos la pancreatitis, la insuficiencia hepática, la diabetes o la insuficiencia renal entre otras. Así mismo, también puede estar provocada por una gastritis o la presencia de un cuerpo extraño en el organismo de nuestro mejor amigo. La visita al veterinario es esencial.

¿Por qué mi gato vomita líquido transparente?

Que el gato vomite agua o lleve a cabo una salivación excesiva puede deberse, entre otras causas, a la administración de alguna medicina u otros alimentos que han provocado un gran rechazo en nuestro felino. Es frecuente, aunque convendría buscar una alternativa para que la administración fuera exitosa. Hablaremos con nuestro veterinario para explicarle lo ocurrido y solicitar la prescripción de otro fármaco.

¿Por qué mi gato vomita sangre?

El vómito de sangre es un síntoma muy grave, pues las probabilidades de que se haya producido una hemorragia interna son muy altas. Ello puede deberse a un traumatismo, provocado por una caída, por ejemplo. No obstante, si observamos que el vómito con sangre va acompañado de otros síntomas, como diarrea o convulsiones, podemos sospechar también de una posible intoxicación. Así mismo, las úlceras también podrían provocar esta sintomatología. Se requiere asistencia veterinaria inmediata.

¿Por qué mi gato vomita marrón?

Un vómito marrón puede sugerir que el gato está vomitando también sangre, aunque en este caso hablaríamos de sangre parcialmente digerida, lo que se conoce como hematemesis. La presencia de parásitos internos, las neoplasias o las varices gástricas e intestinales son algunas de las muchas causas que pueden provocarlo. Una vez más hablamos de sintomatología que requiere asistencia urgente.

¿Por qué mi gato vomita mucho?

Si se trata de vómitos frecuentes, con o sin diarrea, sin pérdida de apetito ni otros síntomas, la causa puede ser una intolerancia alimentaria o una gastritis aguda o crónica. Si sospechamos que esta puede ser la causa, podemos poner al felino en ayuno 24 horas, sin embargo, tanto si sigue vomitando como si no, deberemos acudir urgentemente al veterinario para confirmar o rechazar el diagnóstico y empezar un tratamiento adecuado o un cambio de dieta. En cualquier caso, durante el ayuno debemos vigilar a nuestro felino porque la ausencia de comida demasiado tiempo puede provocar cambios en la flora intestinal nefastos, así que es imprescindible ser muy prudentes y consultar siempre con el veterinario.

¿Por qué mi gato vomita y esta decaído?

La mayoría de causas que hemos mencionado a lo largo de este apartado pueden provocar apatía en el felino, debido al malestar que causa la propia fisiología del vómito sumada al padecimiento de una patología. No obstante, como verás en el siguiente apartado, existen más causas del vómito en gatos, sigue leyendo.

Trastornos en la absorción intestinal

Algunos trastornos como la mala absorción intestinal pueden causar vómitos y desnutrición en el gato. Del mismo modo, trastornos metabólicos como el hipertiroidismo también pueden causar vómitos. Otras causas son la falta de enzimas digestivas y enfermedades como la colitis o pancreatitis.

Bolas de pelo (tricobezaores)

Una de las causas más comunes es la formación de tricobezaores, más comúnmente conocidas como bolas de pelo. Al acicalarse, el gato ingiere una gran cantidad de pelo que luego forma una bola en su sistema digestivo. Más tarde es expulsada en forma de vómito. En este caso el vómito se observará como un tapón cilíndrico con una acumulación de líquido.

Para solucionar este tipo de vómito puedes cepillar a tu gato regularmente, eliminando así el pelo muerto y la suciedad acumulada. También puedes hacer uso de la malta para gatos, una forma estupenda de mejorar su tránsito intestinal y evitar la aparición de este problema.

El estrés y la ansiedad

Otra causa de vómitos en los gatos es el estrés. Los felinos son animales muy sensibles al cambio, ya hablemos de un cambio de entorno o de un cambio alimentario. Si te has mudado, has hecho obras recientemente en tu casa, has cambiado su comida o has adquirido otra mascota desde hace poco, puede que tu gato este estresado y que sea esa la causa de sus vómitos. Para ayudar a tu gato puedes asegurarte que tiene un espacio seguro y tranquilo en el cual refugiarse cuando quiere estar tranquilo.

En cuanto a la comida, los gatos prefieren comer de 15 a 20 pequeñas raciones al día. Déjale su cantidad diaria a libre disposición. Si no consigues ayudar a tu gato estresado puedes consultar un veterinario especializado en etología que podrá recomendarte pautas o prescribirte medicación. También puede ser útil mejorar el enriquecimiento del hogar o hacer uso de feromonas para gatos.

Alimentación inadecuada

La alimentación del gato es uno de los factores más importantes que se relacionan con su salud y la modelan, por lo tanto, no nos cansaremos de repetir que una de las decisiones más importantes que debe tomar el propietario es la de adquirir un pienso de calidad.

Muchos piensos contienen ingredientes como picos y plumas de ave, piel de animal, ojos, sesos. etc. Si bien no podemos dejar de considerarlos proteínas, son proteínas de muy difícil digestión, que al no poder ser absorbidas completamente causan el vómito. Por ello, te recomendamos que te informes acerca de cómo debes escoger el mejor pienso para tu gato.

Premios o snacks de baja calidad

Como propietarios responsables debemos cuidar y amar a nuestra mascota, por este motivo también queremos reconocer sus buenas acciones y ofrecerle golosinas adecuadas como refuerzo a su comportamiento o, en ocasiones, simplemente porque queremos mimarlo a través de la alimentación. Sin embargo, a veces esta acción no es tan benigna ni acertada como puede parecer en un principio.

Si nos fijamos en la composición nutricional de estas golosinas podremos observar que en numerosas ocasiones estas contienen gran cantidad de aditivos químicos que el sistema digestivo del gato no tolera adecuadamente. Si queremos emplear el refuerzo positivo en gatos y brindarle golosinas a nuestra mascota, antes debemos asegurarnos de que estas contienen una composición nutricional lo más natural posible.

Si los vómitos están causados por estas golosinas, serán menos frecuentes que cuando están causados por un pienso de baja calidad y podremos identificarlos más fácilmente porque se producen cuando nuestro gato ingiere de forma esporádica este tipo de productos.

Otra patología más grave

Si los episodios de vómitos se acompañan de otros síntomas como la pérdida de apetito, fiebre, diarrea sanguinolenta, constipación, es que la causa es probablemente una patología más grave: puede deberse a parásitos, diabetes, leucemia o cáncer. Apunta todos los síntomas para ayudar a tu veterinario en su diagnóstico.

Siempre es útil tomar la temperatura de tu gato, idealmente no debe superar los 39 ºC. También deberás observar bien a tu gato para detectar posibles alteraciones neurológicas como vértigos, convulsiones o alteraciones de la consciencia. Una aumento de la sed, celos recientes en una gata o trastornos urinarios son elementos importantes para diagnosticar la causa del vómito.

¿Qué hacer si mi gato vomita?

Si el felino es un gato adulto en buen estado de salud que no presenta otros síntomas anómalos (como deshidratación, diarrea o malestar evidente) podemos ponerle en ayuno de 12 a 24 horas. Dejaremos a su alcance agua fresca y limpia en todo momento.

No obstante, si durante este lapso de tiempo vuelve a presentar vómitos o si pasadas 24 horas y tras comer una dieta blanda para gatos vuelve a vomitar, entonces acudiremos al veterinario urgentemente. Así mismo, es importante señalar que en determinadas circunstancias puede ser dañino que un felino deje de comer, como pueden ser los gatos que padecen obesidad. Por ello resulta tan importante consultar siempre con el profesional antes de tomar cualquier decisión.

Si tu gato vuelve a vomitar y su nivel de consciencia está alterado, ten cuidado que no haya paso de contenido digestivo hacia las vías respiratorias. Aléjalo del material digestivo expulsado, límpiale la boca y las vías respiratorias para que no se quedes obstruidas. Ten en cuenta que en este estado puede morder o arañar.

Tratamiento del vómito en gatos

El diagnóstico de estas patologías se puede establecer de forma sencilla mediante la exploración física veterinaria y un análisis de sangre o un análisis de orina. El veterinario empezará realizando pruebas básicas y, dependiendo de los resultados, podrá solicitar pruebas complementarias que le ayuden a hallar la causa del problema. Pueden ser necesarios análisis hormonales, análisis de las heces o ecografías entre otros.

Así, teniendo en cuenta la causa del problema y la gravedad del mismo, el profesional nos prescribirá un tratamiento u otro. En los casos más graves, como envenenamientos, hemorragias internas o deshidratación en cachorros, puede solicitar la hospitalización del paciente para un tratamiento intensivo.

En otros casos prescibirá el fármaco o desparasitante que considere oportuno para tratar la causa subyacente del problema, actuando así sobre el trastorno que lo está originando. Recordamos una vez más que en ningún caso debemos automedicar a nuestro felino, por las graves consecuencias que puede causar.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi gato vomita?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas intestinales.

Consultorio veterinario

Encuentra la validación de El Cazamentiras al final de la noticia.

Para el cierre de temporada de nuestro Consultorio Veterinario, en alianza con la Clínica para Pequeños Animales de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia, hablaremos de ese preocupante momento en el que su gato vomita una y otra vez sin explicación.

Aunque parece evidente, es importante recordar que no es normal que un animal vomite con frecuencia, por el contrario, es un signo de alarma para indicar que hay algo que está ocurriendo en el organismo del animal. A continuación conozca algunas recomendaciones dadas por dos médicos veterinarios.

Un episodio ocasional o aislado de vómitos puede ser normal. Sin embargo, cuando son frecuentes pueden ser un signo de una afección más grave. En gatos en sus primeros meses de vida existen algunas causas menores como:

- Que consuma demasiada comida y/o muy rápido.
- Que juegue demasiado pronto después de la cena.
- Que coman algo desagradable.
- En gatos de pelo largo puede presentarse vómito de bolas de pelo

Por otro lado, causas frecuentes de vómito, que requieren consultar con el médico veterinario incluyen:

- Parasitosis gastrointestinal.
- Infección bacteriana del tracto gastrointestinal
- Causas relacionadas con la dieta (cambio de dieta, intolerancia a los alimentos).
- Infecciones virales
Otras causas más graves, que son resultado de enfermedad general, y que requieren asistencia Médico Veterinaria inmediata incluyen enfermedad renal, hepática o pancreática.

RECOMENDACIONES:
- Es importante vigilar la frecuencia de los vómitos: si son esporádicos, es posible que no indique ningún tipo de enfermedad.
-Si el gato presenta diarrea, decaimiento, sangre en el vómito y/o en las heces se debe consultar inmediatamente a un médico veterinario.

FRANK ORLANDO CUBIDES SIERRA
Médico Veterinario
Clínica para Pequeños Animales
Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

En algunos casos, los gatos pueden vomitar por indigestión o sobrecarga alimenticia y presencia de bolas de pelo, lo cual causa vómito esporádicamente. Sin embargo, también puede ser signo de enfermedades como obstrucciones en el tracto gastrointestinal, presencia de alguna enfermedad sistémica, intoxicaciones, neoplasias, infecciones, consumo de alimento en malas condiciones o mal almacenado, hipersensibilidades o problemas inmunológicos, etc.

Por todo lo anterior, si un animal vomita con frecuencia, es fundamental acudir al médico veterinario, de modo que se evalúe adecuadamente la historia reportada por el propietario, tales como: características del vómito, momento del vómito, enfermedades previas, entre otros.

Esto, en conjunto con hallazgos al examen clínico permitirán determinar cuál es el proceso terapéutico más adecuado, según las particularidades del paciente.

DAISY CATALINA AMADOR SANCHEZ
Médico Veterinario
Clínica para Pequeños Animales
Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

Qué hago si mi gato tiene vómitos

Si tu gato tiene vómitos, aunque sólo sea una vez, es importante que lo observes y ver si se repiten. Cuando hagas esto, identificar el problema será mucho más fácil. Entonces podrás actuar para combatirlo.

Imagina que te das cuenta de que tu gato siempre vomita después de haber comido cierta comida. O bien después de haber ingerido algún tipo de hierba. Si eso sucede, lo único que tienes que hacer es evitar que coma esa hierba o eliminar de su dieta esa comida.

Bolas de pelo

Una de las causas más comunes de los vómitos son las bolas de pelo. Esto sucede porque los gatos se hacen su higiene corporal con la lengua. Ello lo que conlleva a que los pelos se empiecen acumular en esta y al final terminen tragándoselos.

Como su estómago no está preparado para digerirlos, la forma de expulsarlos es a través de los vómitos. En este caso lo que te puede ayudar es darle plantas que le ayuden a purgarse.

Come demasiado

Tal y como nos sucede a nosotros, los gatos también se pueden empachar. Esto provoca una sobrecarga de comida que el cuerpo no está preparado para digerir. La forma de expulsarla es con vómitos.

Para evitar este problema, tenemos que controlar la cantidad de comida que nuestro gato come. También vigilar que lo hace con calma y masticando de manera correcta.

Vómitos frecuentes

En ocasiones, los vómitos pueden darse si ninguna de las anteriores causas. Esto podría ser causado o bien por algún tipo de intolerancia alimenticia 1 gastritis.

Lo que podemos hacer en estos casos es dejar al gato todo un día sin comer y ver si los vómitos continúan. Si eso sucede, lo más conveniente será llevarlo al veterinario rápidamente, ya que es posible que tenga una infección gastrointestinal que tendrá que ser tratada.

Así, si el veterinario descubre que es una intolerancia, le hará un análisis de sangre que determinará cuál es el alimento que causan los vómitos y te pedirá que lo elimines de la dieta. Si es un alimento necesario para el gato, lo más normal será que te aconseje otro que le aporte los mismos nutrientes.

Aunque suene extraño, los gatos también pueden sufrir estrés. Los gatos son animales de rutina, así que cuando sufren cambios, pueden estresarse. Por ejemplo, una mudanza, la adquisición de una nueva mascota o un cambio en alimentación podría estresarlo y esto a su vez producirle molestias que lo hagan vomitar.

Los parásitos estomacales pueden ser otra causa de los vómitos felinos. Si tu gato tiene parásitos, lo más normal es que vomite durante más de un día, tras lo cual deberías llevarlo urgentemente al veterinario.

Observar a tu gato y ver cualquier cambio en su actitud o en su carácter es primordial para identificar si estos vómitos son algo que tomar en cuenta o no.

No obstante, si ves que tu gato sigue vomitando después de 24 horas, lo mejor es que lo lleves al veterinario sin falta, ya que su vida podría depender de ello.

Está de más decir que si tu gato tiene vómitos, lo mejor es que no le des alimento hasta que estos se paren.

#2 Dieta de vigilancia

Si se trata de un gato adulto, sin enfermedades o algún otro síntoma, puedes ponerlo a dieta de 12 a 24 horas para permitir que su estómago se libere de aquello que lo está enfermando. Retírale la comida y dale agua en pequeñas cantidades durante las primeras horas. Después podrás darle una dieta blanda y observar si el vómito se detiene. Si continúa vomitando, llévalo con el veterinario.

#3 Come muy rápido

Cuando un gato come muy rápido puede tener regurgitación (trozos de comida sin digerir, sólo masticados) o vómito (alimento a medio digerir). Para que esto no ocurra puedes racionarle la comida y darle pequeñas porciones pero más frecuente. Vigila que se acostumbre a comer despacio y a masticar bien.

#6 Intolerancia a algún alimento

¿Cambiaste su alimentación recientemente? ¿Acostumbras darle "probaditas" de tu comida? Si no presenta algún otro síntoma como falta de apetito o cansancio extremo, es posible que alguno de esos alimentos le esté provocando el vómito. Para saberlo debes ponerlo en ayunas de 12 a 24 horas y darle una probada de los alimentos poco a poco. Después de darle cada alimento vigílalo por un par de horas para saber si presenta o no el vómito.

Pin
Send
Share
Send
Send