Animales

Cómo ayudar a una perra a parir

Pin
Send
Share
Send
Send


Buscar que nuestras mascotas se queden embarazadas es una gran responsabilidad. Si tu perra va a tener cachorros, ¡necesitas saber qué hacer para ayudarla a ella y a sus bebés! Te hemos preparado una guía para que sepas cómo ayudar a un perro a parir y cómo cuidar tanto a la mamá como a las crías antes, durante y después del parto. ¡Es una etapa delicada y compleja, pero también muy bonita! Empezamos…

Cómo ayudar a un perro a parir

¿Tu perra ya está en los últimos días de su embarazo? ¡Tienes que estar preparado! Observa a tu perra en busca de estos síntomas para saber cuándo el parto es inminente:

  • En los últimos días de parto, las mamas de la perra están mas rosadas e hinchadas, preparando leche para sus cachorros. ¡Cuidado! Si sale sangre, están demasiado hinchadas o tienen color amoratado, tu perra seguramente tenga mastitis, consulta a tu veterinario.
  • La vulva estará más dilatada.
  • La temperatura corporal baja cuando el parto se acerca. ¡Toma la temperatura de tu perra un par de veces al día para controlarla!
  • Cuando el parto es inminente, la perra se siente nerviosa, inquita, jadea y ladra.
  • Además, comenzarán las contracciones. Cuando veas que su vientre tiene contracciones, hazla llegar al nido que habrás preparado para el parto y quédate con ella, pero no demasiado cerca. Las perras suelen preferir intimidad.
  • Por lo general, si todo va bien, tu perra no necesitará tu intervención, será capaz de romper el saco que protege a los cachorros y hacerse cargo ella misma. Pero si tras unos minutos no lo consigue, tendrás que ayudar: rompe el saco con las manos limpias, limpia el líquido que queda en su hocico y frótalo para que comience a respirar.
  • Recuerda siempre ofrecerle a tu perra y a sus cachorros un ambiente cálido y cómodo, además de muy limpio.

Es muy normal que en las camadas, especialmente en las primerizas, nazcan perritos muertos o que mueran nada más nacer. Debes estar preparado, es probable que a alguno de los cachorros le ocurra.

Posibles complicaciones del parto canino

Aunque sepas cómo ayudar a un perro a parir, hay ocasiones en las que el parto se puede complicar. Si observas alguno de estos síntomas, debes avisar a tu veterinario de inmediato:

  • Tu perra lleva de parto más de treinta minutos pero ningún cachorrito ha nacido todavía. Puede que estén muertos o mal colocados, por lo que la intervención veterinaria es necesaria.
  • Ya ha nacido algún cachorro pero ha pasado una hora sin que nazca el siguiente. Es un problema relativamente frecuente llamado inercia uterina.
  • La perra expulsa sangre o pus.
  • La perra tiene espasmos o debilidad muscular, encías pálidas, hipotermia o signos de shock.

Lo más habitual es que los partos transcurran sin ningún tipo de problema, pero debes tener en cuenta que en ciertas ocasiones pasan este tipo de cosas. ¡Cuenta con la ayuda de un veterinario, no te enfrentes solo al parto de tu mascota!

Dejar que tus mascotas se embaracen es una gran responsabilidad. Si no vas a estar dispuesto a correr con los gastos y responsabilidades que requiere, ¡es mejor que esterilices a tu mascota!

Cómo saber si una perra va a parir

Las perras actúan de forma muy diferente a las personas cuando están de parto, por lo que no esperes algo ruidoso que te advierta de que los cachorros están por llegar.

Como entendemos que tengas dudas sobre cómo saber si una perra va a parir, he aquí unas señales indicativas de que el alumbramiento está a punto de suceder:

  • Escarbar en el suelo. Aunque no todas las perras actúan del mismo modo, este será un comportamiento prácticamente común en casi todas las perras, ya que escarbar en la tierra les permitirá tener un lugar calentito y acogedor en el que colocar a todos sus cachorros sin temor a que se escapen.
  • La perra expulsa leche por las mamas. Cuando una perra está a punto de parir, es muy común que expulse leche por las mamas, dejando ver así que está lista para parir.
  • Pérdida de apetito. En el punto cercano a parir, los cachorros se estarán moviendo mucho dentro de la madre y causándole náuseas, pudiendo hacer que tu perra pierda el apetito.
  • Vómitos. Estos también puede ser generados por los movimientos de los cachorros. No hay de qué preocuparse, simplemente déjala descansar y dale mimos para que no se sienta sola.
  • Estará relajada. Cuando la perra esté a punto de parir se tumbará, estará muy tranquila y es posible que exhale unos jadeos no muy profundos. Tener agua cerca es importante, pues la hidratación es un punto clave en este momento tan importante.

Cómo puedes ayudar a tu perra a parir

Llegado el momento en el que eres capaz de identificar todas las señales que demuestran que tu perrita va a tener sus cachorros, es la hora de echarle una mano. ¿Cómo puedes hacerlo?

  • Prepara un lugar tranquilo para ella. Unas semanas antes prepara un lugar íntimo en el que pueda estar tranquila con un ambiente agradable y al que, si tienes otras mascotas en casa, estas no puedan acceder. Enséñale el lugar y cuando veas alguno de los signos antes mencionado ayúdala a llegar hasta allí.
  • Durante el partono debes intervenir a menos que sea necesario. La madre expulsará los cachorros, no debes preocuparte si salen de cola o de cabeza, ambas posturas son normales. La madre limpiará la placenta y masticará el cordón umbilical.

Cuándo tu ayuda es necesaria

  • Si por lo que sea la madre no ha podido romper el saquito en el que cada cachorro viene envuelto, deberás intervenir para hacerlo. Rómpelo suavemente y coloca al cachorro de nuevo junto a su madre.
  • Otro momento en el que puedes ayudar es cuando la madre se dispone a lamer a sus cachorros para limpiarlos de placenta. Puedes colaborar si hay muchos animalitos aseándolos con un pañito muy suave y un poco húmedo.
  • Los perros nacen cada 30 minutos aproximadamente, pero si ves que pasado ese tiempo no sale ninguno y sin embargo estás seguro de que hay más cachorros dentro, llama al veterinario. Si por el contrario, después de expulsar a todos los animalitos la perra sigue teniendo contracciones, también será necesaria la presencia del veterinario.
  • Vigila a los cachorros. Que un cachorro muera a los pocos minutos o las pocas horas de nacer es común. La mamá no puede hacer mucho por ayudarlo, pero ahí sí podrías ayudar. Si notas que uno de los bebés no respira, límpiale la boca y frota su cuerpo con suavidad para ver si puedes hacerlo vivir de nuevo. Si no fuera posible, apártalo de la camada para que la mamá no se lo coma ni que los otros cachorros se acerquen a olerlo.

Cuando todo haya terminado, vigila que la perra no rechace a ninguno de los cachorros y los alimente a todos por igual. Sigue dando buenos nutrientes a la nueva mamá para que se mantenga fuerte y pueda cuidar de sus bebés.

Pin
Send
Share
Send
Send