Animales

Puede un gato comer la comida de perro?

Pin
Send
Share
Send
Send


De todos es sabido que los gatos son mucho más sibaritas que los perros. Cualquier alteración en su rutina puede convertirse en un motivo para dejar de comer. Cambiar su alimentación seca habitual, es una de las razones más comunes. Otras se deben a factores psicológicos como el estrés, o pueden producirse por factores fisiológicos.

​Si has decidido cambiar su alimentación seca habitual por otra que responda mejor a sus necesidades (edad o nuevos condicionantes), te recomendamos que la combines con dosis semanales de alimentación húmeda. Este tipo de alimentación, además de proporcionarles mayores niveles de hidratación, contiene ingredientes y texturas que fomentan sus niveles de apetencia. Tanto Purina Félix como Purina Gourmet disponen de una amplia gama de recetas formuladas para satisfacer todo tipo de paladares, incluidos los más exigentes.

Los cambios de ubicación (traslados o viajes) suelen ser otra de las causas más habituales de inapetencia en gatos. Los felinos son animales muy susceptibles a cualquier alteración, y necesitan entornos tranquilos, relajados y seguros para sentirse bien. La presencia de otra mascota también puede generarles malestar, y fomentar su instinto de competencia a la hora de comer.

MI GATO NO COME PIENSO, ¿QUÉ HACER?

​Ante los primeros signos de inapetencia, te recomendamos que sigas las siguientes pautas, por si fueran consecuencia de los aspectos comentados:

- Raciona su alimentación en pequeñas dosis a lo largo del día, y ubícalas a cierta altura. De esta manera, fomentarás su instinto cazador y conseguirás que él perciba que su alimento es fresco (recién suministrado), y que no puede disponer de él cuando le apetezca.

- Permanece junto a él mientras come. Si la causa de su inapetencia es de origen psicológico (estrés), tu presencia le transmitirá relax y seguridad. Coloca el bol en un lugar tranquilo y exento de ruidos, y acarícialo cuando se lo ofrezcas.

Si ninguna de estas pautas causa efecto, y además de falta de apetito detectas que tu gato presenta otros síntomas como mucosidad, lagrimeo, vómitos, diarrea, infecciones bucales u otros, acude inmediatamente a tu veterinario para que le realice una exploración y determine el diagnóstico.

En cualquier caso y ante la ausencia de síntomas visibles, si tu gato deja de comer durante un período superior a 24 horas, es importante que reacciones a tiempo, porque su inapetencia puede llevarlo a desarrollar una patología en el hígado denominada lipidosis hepática. Esta enfermedad se produce por la acumulación de lípidos en el hígado de los gatos que no comen o rechazan la alimentación, y en ocasiones extremas puede ser de carácter mortal.

Comida de perro vs comida de gato

La comida de perro está compuesta básciamente por Beta Caroteno, que es un compuesto que el organismo canino es capaz de transformar en vitamina A.

Los gatos no tienen esta capacidad, por lo que ellos necesitan un alimento que ya contenga vitamina A. Además, los felinos también necesitan Taurina, un aminoácido que los perros son capaces de crear.

El alimento canino es bajo en grasas y en proteínas y alto en vitaminas, ya que es fácil que los canes tengan sobrepeso. Sin embargo, los gatos necesitan un alto contenido proteíco y también en grasas, por lo que si alimentáramos a un gato con comida de perro podría causarle desnutrición y enfermar gravemente.

Claro, esto si se hace de forma continuada. Tu gato no va a morir si un domingo en que todo está cerrado se ha quedado sin comida y le das de tu perro, aunque lo recomendable sería que ese día le dieras de tu comida o salchichas o atún, pero si no hay opciones, no puedes dejarlo sin comer.

Aunque por mucho que a tu gato le pueda gustar la comida de tu perro, olvídalo, no es lo que necesita.

Lo mismo sucede en el caso de los perros: no pueden comer comida de gatos.

Consejos para que tu gato coma su com >

Es posible que tengas un gato y un perro y que ambos se líen un poco con su comida. O quizá a uno le guste más el olor y el sabor de la del otro. Si no puedes enseñarle a que cada uno coma la suya e identifique su comedero, puedes hacer varias cosas:

  • Cambiar el comedero. No pongas dos comederos iguales, pues esto confundirá a ambos animales. Escoge formas y colores diferentes y muéstrales cuál es de cada quien.
  • Ponlos en lugares diferentes. Haz que cada uno de ellos coma en lugares de la casa distintos. Si es necesario, guarda la com >

Recetas de comida casera para gatos

Claro, puede pasar que se termine la comida de gato un día en que no quiere o no puedes salir de casa. Sé previsor y habla con tu veterinario para ver qué tipo de alimentos puedes dar a tu gato. Aquí te dejamos unas ideas que ya sabrás si tu felino puede comer o no.

  • Albóndigas. Llenas de proteínas, serán un alimento genial para tu gato. La carne puede tener un poco de grasa, pero vigila que no sea demasiada pues los gatos también sufren sobrepeso. Añade verduras, pues recuerda. tu gato también necesita vitaminas, especialmente la A.
  • Atún con vegetales. Es tan fácil como coger una lata de atún, a ser posible en agua, escurrirlo bien y mezclarle trocitos de zanahorias u otros vegetales. No le añadas ni sal ni ningún otro comdimento.
  • Salmón. Un pedazo de salmón al grill volverá loco a tu gato. No hay nada que le guste más que el pescado. Si no tienes salmón, puedes hacerlo con otro pescado, pero no sabemos si tu gato te querrá más por ello.

Estas son solo unas ideas, pero tú mejor que nadie conoces a tu amigo y sabes lo que le gusta. eso sí, recuerda que darle otro tipo de alimento es solo para una urgencia, no debes tomarlo como costumbre.

Vitamina A

En el alimento de los gatos es un elemento esencial. Debido a que es fundamental para una salud óptima en la vida de los gatos y muchos alimentos de perro no la contiene. Esto es porque la comida de los canes es rica en betacaroteno, mismos que el organismo del perro puede convertir en vitamina A.

Es un aminoácido que todos los gatos necesitan y al igual que la vitamina A, los perros también la producen de manera natural. Muchos alimentos para perro no contienen taurina. Si alimentas a tu gato con una dieta baja en esta sustancia, puede generar una cardiomiopatía hipertrófica. Esto también puede ser el resultado de que alimentes a tu gato solo con pescado, ya que este alimento no contiene suficiente taurina, motivo por el cuál quizás hayas escuchado que el pescado es malo para los gatos, cosa que es falsa, aunque es bueno que mantenga una dieta balanceada.

Niveles de proteína

Los niveles de proteína son otro motivo por el cuál no debes darle a tu gato comida para perro. Si bien hay algunos alimentos para perros que tienen un alto contenido proteico, la mayoría no contiene el nivel adecuado que los felinos necesitan. La proteína ayuda a los gatos a estar activos y tener una vida saludable, con lo que un bajo nivel de estas, quizás no mate a tu felino, pero puede resultar que a la larga se enferme.

A diferencia de los gatos, el gusto canino es menos selectivo en cuanto al alimento. Es por este motivo que muchas veces los dueños de perros y gatos comienzan a dejar de lado el alimento para perros, pues estos se satisfacen realmente con cualquier cosa que se lleven a la boca.

Ahora bien, a diferencia de los gatos, los perros pueden llevar una vida relativamente saludable si se alimentan exclusivamente de comida para gatos, aunque no es lo más aconsejable. La densidad de las calorías, así como los altos niveles en las proteínas y las altas dosis de grasa que se encuentran en el alimento para gatos, no son lo adecuado para la digestión canina.

Los perros alimentados con comida para gato, por lo general, tienden a ser obesos y a desarrollar enfermedades degenerativas por esta condición. Además, presentan una mayor afección a enfermedades gastrointestinales. Situaciones como diarrea, vómito e incluso pancreatitis -que puede poner en riesgo la vida de tu mascota- son algunos de los efectos que causa el alimento parra gatos en ellos.

Esto puede suceder también en cortos periodos de tiempo, si alimentas a tu perro con comida para gatos. Si además lo haces con comida para gatitos, las consecuencias serán aun más notorias, pues dicho alimento tiene un mayor volumen de proteína y de grasas.

Pero, ¿mi mascota corre riesgo por haber comido accidentalmente algo de comida de otra especie? Despreocúpate, que eso no pasará, pero no fomentes este hábito en ninguna de tus mascotas, pues su salud puede verse afectada por consumir alimento que no está formulado específicamente para ellos.

Entonces ¿El alimento de perros es malo para los gatos?

La comida para perros contiene beta caroteno (sus organismos lo convierten en vitamina A), mientras que el alimento para gatos está compuesto por vitamina A y Taurina que es un aminoácido necesario para los gatos pero los perros la producen naturalmente así que el alimento para estos no contiene dicha sustancia.

La dieta para los gatos debe contener mayor cantidad de grasa y proteínas que el de los perros. Aunque hay gatos que pueden vivir con consumos bajos de proteína, no es lo más indicado para su salud. En pocas palabras los gatos son carnívoros por naturaleza, mientras que los perros son omnívoros.

La dieta para los gatos debe contener mayor cantidad de grasa y proteínas

Pueda que al gato le guste el alimento del perro y lo coma de vez en cuando si no te das cuenta pero si lo proporcionas como dieta diaria lo que ocurrirá es que le causes mal nutrición ya que los niveles de proteína en la comida de perros no suplen las necesidades de los gatos.

Así mismo a los perros les puede gustar mucho el sabor de la comida para gatos pero si se vuelve un hábito comerla puede ocasionar mucho daño debido a la carencia de nutrientes necesarios para su desarrollo o exceso de proteínas que no necesita, puede ocasionar vómitos, diarreas y por último puede derivar en daño hepático o renal.

El alimento de perros contiene beta caroteno, mientras que la comida para gatos está compuesto por vitamina A y Taurina

¿Qué hacer si a tu perro le gusta la comida de gato o viceversa?

Si se te hace un poco difícil enseñarles que no deben comer el alimento del otro entonces es mejor que los pongas a comer al mismo tiempo pero en diferentes lugares. Recuerda establecer horarios de alimentación y no dejar el alimento al alcance de tu mascota durante todo el día, sino en la hora indica para ello.

No olvides consultar a tu veterinario de confianza para que te oriente sobre la mejor dieta para tu mascota.

Video: Los gatos pueden comer comida de perro? (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send