Animales

Comportamiento Felino

Pin
Send
Share
Send
Send


Los gatos utilizan el ronroneo, el maullido, el bufido, el lamido, el arañazo o mordisco, y el marcaje territorial para expresar sus estados de ánimo y sus sensaciones ante lo que les rodea. Los motivos de cada uno de ellos, pueden explicarse de forma simple a través del lenguaje felino. Conoce los siguientes parámetros de interpretación.

​PARÁMETROS DE INTERPRETACIÓN DEL LENGUAJE DE LOS GATOS

  1. El ronroneo está asociado al bienestar. Es la manera mediante la que tu gato te comunica que “se siente confortable”.
  2. El maullido viene generado por el proceso de domesticación de los felinos. Su desarrollo se vincula a la convivencia con humanos, y es un indicativo de que tu gato “reclama atención”.
  3. El bufido se interpreta claramente como un “signo de alerta”. Un gato asustado, que siente temor ante una determinada situación, reacciona con este sonido para avisar de que está preparado para un posible ataque, aunque finalmente no lo lleve a cabo.
  4. Pese a no ser un hecho habitual, debido al carácter individualista de los felinos, algunos gatos pueden utilizar el lamido para manifestar cariño hacia sus propietarios. Este comportamiento tiene su raíz en el hecho de que su madre lo lamiera para protegerlo cuando era un cachorro.
  5. Un gato muerde o araña cuando interactúa con algo o alguien durante el “juego”, y lo hace controlando perfectamente su fuerza. Ambos comportamientos provienen de su instinto cazador, lejos de indicar “odio o enfado”. Es cierto que en algunos casos, en función de la longitud de sus uñas o del nivel de incisión de sus dientes, los mordiscos y arañazos pueden convertirse en algo molesto para ti. Recurrir a un juguete que te permita interactuar con él sin exponerte al contacto directo con sus uñas o dientes, es una excelente forma de evitar daños indeseados.
  6. Los gatos son extremadamente territoriales. Valoran su espacio y lo protegen para asegurar su tranquilidad, y no exponerse a situaciones que lo incomoden. Mediante el marcaje territorial liberan feromonas (sustancias químicas) que ellos interpretan como un signo de calma y tranquilidad.

​EL LENGUAJE DE LOS GATOS, INTERPRETARLO Y COMPRENDERLO

​Las miradas, posturas y determinados movimientos corporales también forman parte del lenguaje corporal de los gatos. Por ejemplo, si un gato agita su cola, está indicando “que no se siente cómodo ante alguna situación”. Esta interpretación es totalmente opuesta a la que se deriva del movimiento de la cola en un perro. El significado del lenguaje en perros y gatos tiene poco en común. Por eso, precisamente, la relación entre ambos puede no ser demasiado amistosa, excepto en determinadas circunstancias.

La postura de la cabeza de tu gato también puede revelarte aspectos interesantes. Cuando la estira hacia delante, te está comunicando que “quiere que lo acaricies y estés pendiente de él”. Si, por el contrario, la agacha, indica “desconfianza”.

La mirada es otro indicativo que debes tener en cuenta si quieres entender mejor a tu gato. Un contacto fijo y permanente, puede suponerle “un reto u amenaza”, por lo que es conveniente que lo evites para no intimidarlo en exceso.
Los gatos se caracterizan por la movilidad de sus orejas, controladas por unos 25 músculos aproximadamente, mediante un ángulo de rotación de 180 grados. Cuando las mueve hacia arriba, se muestra “feliz”. En cambio, si las aplana hacia los lados, denota una actitud “defensiva”.

Finalmente, ten en cuenta que el movimiento de los bigotes de tu gato, acostumbra a estar relacionado con su estado de ánimo. Si los extiende hacia delante, quiere transmitirte su “curiosidad” hacia alguna situación o elemento que lo rodea. El movimiento de los mismos hacia atrás, puede indicar “temor”, e incluso puede ser un signo de “enfermedad”. Es importante que observes este último aspecto si lo detectas, y acudas al veterinario si se produce de forma reiterativa.

Comunicación felina: Las posturas del gato.

Con su postura general los gatos nos comunican sus emociones. Para poder conocer como es su estado de ánimo y, a veces, adelantarnos a sus reacciones es importante observar su comportamiento cuando se encuentran solos y aprender a interpretar cada mínimo gesto. Algunas de las posturas más básicas teniendo en cuenta sus diferentes momentos anímicos son:

Gatos tranquilos:

El gato relajado y tranquilo se desplaza con calma por su territorio. Su postura es erguida y su cola levantada, demostrando sus intenciones amistosas. Va explorando todo lo que se encuentra atento y con la curiosidad típica de un gato.

Cuando se encuentra tumbado, el gato relajado lo hará sobre su vientre o de lado, enseñando su abdomen y con la cola extendida o semienvolviéndole.. Acepta sin problema que nos acerquemos sin problema, pero hemos de tener cuidado, que nos enseñe el vientre no siempre significa que esté dispuesto a que se lo acariciemos. Muchos gatos gustan de estas caricias, pero otros nos patearan con sus patas traseras e incluso nos marcarán para detenernos, respetémosles.

Gatos alertas:

Cuando el gato, es su desplazamientos encuentra algo que le llama la atención y se pone en estado de alerta su espalda se tensara levemente colocándose casi en paralelo con el suelo. A medida que esta tensión aumente, su cuerpo podrá sufrir leves espasmos que nos irán informando de que la tensión va en aumento.

Cuando el gato se encuentra tumbado su cabeza suele ganar altitud con el objetivo de aumentar el campo de visión. La cola se aproxima más al cuerpo o la enrolla delante con un leve movimiento en la punta. Las patas traseras se mantienen dobladas dando la sensación de que en cualquier momento pueden iniciar el movimiento del gato si estelo ve necesario.

Gatos con miedo:

Cuando un gato comienza a asustarse y su miedo va en aumento reduce el tamaño hasta hacerse una bolita, su intención es hacerse más pequeño de lo que es. Todo su cuerpo se acerca al suelo y se redondea. El peso descansa sobre las puntas de las patas, rígidas y plegadas bajo su cuerpo, apenas visibles. Los músculos se tensan, es como si estuviera petrificado, su cola se adosa al cuerpo y se enrosca en las patas. Si el miedo va in crescendo su cuerpo puede manifestar temblores bien visibles.

Agresividad defensiva:

Ya sabemos que a los gatos no les gustan los enfrentamientos directos, prefieren evitarlos, pero cuando un gato dec />

Su postura corporal es totalmente contraria a la del miedo, ahora ya no quiere ser pequeño, ahora el gato toma la decisión de parecer mucho más grande de lo que realmente es, por eso todo en su postura corporal tendrá ese objetivo. Sus patas se estirarán lo máximo posible y de juntarán en muy poco espacio, lo que permitirá arquear el lomo pareciendo mucho más alto de lo que es. Su pelo se erizará, contribuyendo a esta sensación. Para dejar claro a los ojos de su contrario su tamaño el gato agresivo se mostrará de perfil para su contrincante puede ver bien su gran tamaño. Es lo que se conoce como postura de gato de halloween

La agresividad en un gato tumbado se manifiesta cuando este se tumba ligeramente sobre un costado. Puede parecer un gesto de rendición, ya que a veces los humanos lo interpretamos como un ofrecimiento de sus zonas más vulnerables. Es un gran error, ya que el gato con esta postura está enseñándonos sus 18 garras, es decir todo su arsenal, es decir todo lo contrario de lo que interpretamos, este error cuesta a nuestras manos muchos arañazos y mordiscos.

Agresividad ofensiva. El gato cazador.

Todo en el gato está pensado para poder realizar su actividad favorita, la caza. La caza tiene sorprende cuando esta menos se lo espera. Para ello el gato previamente ha estado observando a su presa escondido entre la maleza, donde apenas sus ojos van a ser visibles. Su tamaño es mínimo y su cuerpo se mantiene en horizontal y paralelo al suelo. Una vez que ha tomado la determinación de saltar sobre la presa, el gato mueve de un lado a otro la cabeza, de esta forma calcula más certeramente la distancia del salto necesario para abatir a su presa.

Su cuerpo se tensa, sus pupilas se dilatan. Sus cuartos traseros comienzan a elevarse para dar el impulso del salto y toma impulso en un leve y coqueto movimiento de cadera. Y cuando lo ve claro y necesario salta sobre la presa con sus dientes preparados para inmovilizarla con un solo mordisco.

El lenguaje de los gatos

Antes de adentrarnos en el lenguaje corporal de los gatos, analizando algunas posturas concretas, repasaremos las posiciones de ciertas partes de su cuerpo. Los pilares básicos de la comunicación de los gatos son las orejas, la cola y la cabeza, tanto hacia las personas como hacia otros animales:

El rostro del felino y su posición indica mucho sobre su estado de ánimo. Una cabeza gacha puede sugerir miedo, sumisión y hasta enfado. Por el contrario, cuando está alzada o hacia adelante indica bienestar, confianza y hasta tolerancia u invitación hacia la manipulación. También nos fijaremos en los ojos. Cuando están entrecerrados, por ejemplo cuando les masajeamos, podemos advertirlo como una señal de relajación, mientras que los ojos abiertos pueden traducirse como un estado de alerta, curiosidad o miedo.

La cola baja en gatos no debería ser habitual. Es una señal de que está asustado, enfadado o deprimido. Ahora bien, la cola hacia arriba tampoco significa únicamente felicidad. Cuando está rígida y hasta vibrante, indica emoción y placer, mientras que si está arqueada sugiere curiosidad, intriga y hasta inseguridad. Obviamente, cuando está bufada es una señal de enfado. El movimiento también es revelador, pues cuando se mueve lentamente sugiere bienestar, mientras que cuando se mueve rápido debemos saber que está irritado.

Las orejas

Las orejas de los gatos poseen alrededor de 25 músculos y son tremendamente expresivas. Hacia arriba y en constante movimiento significa que el gato está atento y alerta ante todo lo que ocurre. Por el contrario, hacia atrás o al lado puede sugerir enfado, miedo y, en definitiva, una posición defensiva u ofensiva.

Como ya te hemos adelantado, debemos analizar estas señales en conjunto. Sopesaremos la posición corporal, que puede ser tensa o relajada, estirada o arqueada. También valoraremos los maullidos de los gatos y su significado una parte importante de su comunicación hacia los humanos.

Otro aspecto clave es la conducta de "frotarse" que puede indicar que nos está "marcando", como parte de su territorio. No obstante, si frota la cabeza utilizando el cuello y la boca puede indicar un saludo amistoso. Para terminar no podíamos olvidar el ronroneo, que aunque habitualmente se asocia al bienestar, también puede aparecer en felinos enfermos que no se encuentran bien.

Expresiones de cariño de los gatos

¿Cómo saber si tu gato te quiere? Los gatos pueden tener múltiples muestras y expresiones de cariño hacia sus dueños o hacia las personas de su entorno. En muchos casos, estas expresiones se manifiestan con la cola, por ello, cuando tu mascota mantenga la cola hacia arriba, puedes pensar que éste está tranquilo, feliz, confiado y que se siente a gusto con tu compañía.

Igualmente, con las orejas los gatos también pueden decirnos que nos quieren y que se encuentran felices. En este caso, cuando tu macota mantenga las orejas hacia arriba, este gesto denota que el animal está feliz.

Otro gesto muy típico que denota felicidad en los gatos, es que éstos se froten contra nuestras piernas o cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Este gesto denota felicidad, aceptación y con él nos está transmitiendo que se siente bien a nuestro lado.

Posturas corporales de los gatos que denotan alarma

Los gatos también pueden alarmarse ante determinados sonidos o estímulos de su entorno. Para demostrar ese estado de alarma, estas mascotas utilizan dos órganos fundamentalmente: las orejas y la cola.

Por ejemplo, cuando un gato está en estado de alarma y está a punto de atacar, lo más normal es que saque las garras, enseñe los dientes, y se le erice toda la piel. También es normal que ponga las orejas planas y hacia delante, que clave la mirada en un punto fijo, que eche los bigotes hacia delante, y que se le hinche la cola.

Ilya Karnaukhov || Shutterstock

Posturas de los gatos para dormir

Los gatos cuando van a dormir utilizan muchas y diferentes posturas para coger el sueño y para descansar plácidamente. La postura que utilizan normalmente para dormir, es aquella en la que su cuerpo está totalmente enroscado en forma de ovillo. Sin embargo, tampoco es de extrañar ver a un gato dormir sentado, con sus patas delanteras escondidas debajo de su pecho. O también podemos verlos acurrucados en sitios muy remotos de la casa, como por ejemplo, sobre una silla de la cocina, debajo de una mesa, o entre los cojines del dormitorio.

Posturas raras de los gatos

Los gatos son también animales muy dados a coger posturas raras y tener comportamientos extraños que son más comunes de lo que crees. Por ello, no es de extrañar que podamos ver a nuestra mascota tumbada boca arriba con las patas estiradas, como si estuviera tomando el sol en la playa.

También podemos verlo completamente metido en una caja o pequeño cesto, como si su cuerpo fuera de plastilina y se hubiera adaptado perfectamente a la figura de este objeto.

Si tu gato tiene un rascador, es probable que algún día que otro te lo encuentres completamente boca arriba con la cabeza hacia el suelo, y las patas al aire, como si el animal estuviera experimentando con la ley de la gravedad.

Posturas de dolor en los gatos

Pero también hay determinadas posturas que pueden llevarnos a pensar que nuestro gato está enfermo o sufre algo de dolor. Por ejemplo, si ves a tu mascota postrada en un lugar de la casa, y que no se levanta de ahí en mucho tiempo, lo más probable es que no se encuentre bien.

Igualmente, si notas que frente a ti tu gato camina derecho y esbelto como siempre, pero cuando te pierde de vista se acurruca en un rincón, esto puede indicar que el animal está sintiendo dolor.

1. De incógnito

¿Qué quiere decir?: “Por favor, deja de jugar con mis patas mientras duermo.” Hay pocas cosas más irresistibles que un peludo animal durmiendo. No solo ellos son los más cálidos y esponjosos, sus barriguitas pueden accionar la ignición de un motor ronroneante. Es básicamente el momento de las caricias inesperadas. Pero, al igual que los humanos, los gatos tienen un punto débil. Tendrías que respetarlos más…

Cuando un felino se posiciona así, con su cabeza junto a los dedos de las patas delanteras, están intentando cerrarse al mundo. No importa lo que les digas, o lo que esté pasando a su alrededor, son unas de las horas más importantes para su descanso. Es el equivalente a la manera en la que nosotros nos sentimos tras una larga jornada laboral. Si un minino pudiera relajarse abriendo una botella de vino tras las sábanas, seguramente lo haría.

El comportamiento de los gatos

Existen ciertos comportamientos de los felinos que podemos llegar a malinterpretar, especialmente si los comparamos con el lenguaje de los perros, o si no comprendemos realmente qué significan, mencionaremos algunos de ellos:

  • El gato se pone panza arriba: puede incluso revolcarse. Se traduce como un estado de confianza hacia el cuidador, así como bienestar y relajación. Sin embargo, el gato panza arriba no es una invitación a acariciarle la barriga, de hecho, si lo hacemos, es muy probable que el gato nos arañe y muerda.
  • El gato está agazapado: si le observas encorvado, atento y listo para empezar a correr debes estar alerta: algo preocupa u inquieta a tu felino.
  • El gato levanta las patas: ocurre generalmente cuando le acercamos la mano. Tras levantar las patas delanteras se frota contra nosotros. Es un saludo y una señal de afecto por su parte.
  • Spray de orina: puede ocurrir en machos y hembras. Cuando el gato orina en todas partes poca cantidad y como en "spray" debemos prestar atención a diversos significados: conducta sexual, estrés o marcaje.

Por supuesto el comportamiento de los gatos variará en función de la edad, la genética, el ambiente y muchos otros factores.

2. Panza arriba

Significa: “Confío en ti suficientemente como para enseñar la parte más blanda de mi cuerpo.” Esta graciosa postura(tumbado boca arriba mostrando el vientre) es la señal de que tu mascota se siente totalmente segura en su entorno. Considérate con suerte si tu felino amigo acostumbra a adormecerse de esta forma. Simplemente sé cuidadoso cuando le quieras rascar el vientre. La única cosa más mordedora que un gato es un gato adormilado.

Los que han tenido o tienen este tipo de animales saben lo roja y arañada que puede acabar una mano si se les molesta en el momento más inoportuno. Si los molestas mucho, es posible que dejen de mostrarse así, con lo que puede que pierdas algo del vínculo original, y no quieres eso. Aunque también es verdad que a veces es una tentación realmente grande. ¿Duerme tu entrañable compañero de esta manera? ¡Enhorabuena!

Posturas de los gatos y su significado

Como ya habrás podido advertir, la gran variedad de posiciones y señales que puede emitir un gato hace imposible resumir todas las posturas de los gatos, no obstante, hemos preparado una imagen con las más habituales, que te ayudarán a conocer mejor el lenguaje corporal de los gatos, te las detallamos a continuación:

    Amigable: un gato que está feliz y tiene ganas de relacionarse con sus tutores u otros animales mostrará una postura corporal relajada, acompañada de orejas hacia adelante y ergu >

3. Abrazados

Lo que quiere decir: “Nos amamos más de lo que te queremos a ti.” Siempre es de agradecer de que si tienes al menos dos gatos se lleven fenomenal. Es común que todos los mininos tengan sus roces mientras juegan o a la hora de comer, pero cuando llegan las horas de ensoñación se olvidan de todo eso si son “mejores amigos”. Es notable lo tiernos que pueden llegar a ser mientras se tienden juntos, incluso lamiéndose o acariciándose.

Hay veces que los fanáticos de los mininos quisieran separarlos y no parar de abrazarlos y besarlos. Si tus gatos se comportan así, algo has de estar haciendo bien. Una buena relación es síntoma de una “manada” feliz y sana. Si prefieren estar solos, no lo impidas, te lo agradecerán tarde o temprano. Lo maravilloso de estos felinos es que expresan sus sentimientos en cada momento, sin importar lo que piensen de ellos…

Vídeo de lenguaje corporal de los gatos

¿Te has quedado con ganas de más? En el siguiente vídeo te mostramos con detalle el lenguaje corporal de los gatos con señales y posturas, ¡no te lo pierdas!

Si deseas leer más artículos parecidos a El lenguaje corporal de los gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

4. En tu ropa sucia

Lo que demuestran: “Quiero que pienses que te amo, pero en realidad sólo soy un poco cerdo.” Pocas cosas inducen más nostalgia que los olores. El olor por ejemplo de alguna clase de tabaco puede llevarte a otra época o alguna situación rememorándola nítidamente. Así que la lógica nos debería dictar que los gatos duermen en nuestras prendas por lavar o apestosos zapatos porque les inducen dulces recuerdos de cuando estáis juntos…

Puede ser… pero gracias al órgano vomeronasal, que está situado en la parte superior de la boca de un minino y que le ayuda a saborear los olores, es posible que simplemente sean algo “guarretes”. De lo que estamos seguros es de que este tipo de animal puede realizar cualquier tipo de acción asquerosa sin perder la gracia y la ternura. Pero de nuevo, si te causa rechazo, les va a dar igual. ¿Hace esto tu pequeño amigo? ¡No te preocupes!

5. Sincronizados

Lo que reza: “Tenemos habilidades lucrativas pero somos tan perezosos que no hacemos nada con ellas.” Quizás estas adorables criaturas tienen vidas pasadas ricas, llenas de misterios e intriga. Es factible que retengan alguna que otra virtud de sus años de viajeros, vedettes o actores, ¿quién sabe? Seguramente posean técnicas que nos dejarían patidifusos, pero nunca reúnen la energía suficiente como para que les importe.

Su ensoñación sincronizada es algo bastante chistoso, una de las pocas oportunidades para demostrar lo sabios y virtuosos que son sin inmutarse. ¿Los ves de así en muchas ocasiones? Es parte de su especial vínculo, sólo que no necesariamente tienen que estar muy juntos para ello. Es una de las peculiaridades que tienen frente a otros animales diferentes. Nunca nos cansaremos de ver estas divertidas imágenes…

6. Relajado

Cuando tus compañeros felinos se estiran en sus puestos, ellos están verdaderamente tranquilos y en armonía. Tienen una sensación de seguridad a su alrededor y no albergan la necesidad de mantenerse alerta o preocuparse. Suelen acostarse en esta posición para dormitar profunda y profusamente, es común que mientras están así, muevan ligeramente las patitas, un buen síntoma de un descanso pleno…

Todos los hemos visto, mientras sueñan, en diversas posturas realmente graciosas. Igual que la primera, te están haciendo saber que se sienten seguros contigo. Deberías alegrarte si son así a menudo. Pero, ¿Qué problemas puedes encontrar en tu mascota preferida respecto a su sueño? Tiene que ver con la calidad y la cantidad de su adormecimiento. En la siguiente página concluimos intentando arrojar alguna luz sobre este tema.

Si observas un cambio notable en sus horas de sueño, duerme más de lo que consideras normal, es posible que indique algún tipo de patología. Normalmente no deberías preocuparte, ya que los gatos pueden, como dijimos con anterioridad, dormir hasta 16 horas. No obstante, estas mascotas no modifican sus comportamientos tan drásticamente. Si también percibes que deja de interactuar o de correr, quizás tenga algún principio de artritis o incluso alguna enfermedad mental.

Video: Comportamientos Felinos (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send