Animales

Higiene en perros

Pin
Send
Share
Send
Send


Los veterinarios no recomiendan bañar a los cachorros antes de los tres meses, cuando han terminado su calendario de vacunación, pero hay que adecuar la bañera y temperatura del agua

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Última actualización: 6 de julio de 2016

Los veterinarios recomiendan que el primer baño del cachorro sea a los tres meses de edad, cuando el can ya ha terminado su primer calendario de vacunación. No obstante, otros expertos apuntan que, con cuidado y secando bien al perrito, se le puede bañar antes. En este artículo se explica cuándo bañar a un cachorro de perro y se dan todos los trucos para que su primer baño sea una experiencia buena: desde adecuar el tamaño de la bañera y usar juguetes hasta controlar la temperatura del agua.

¿A qué edad puedo bañar al cachorro de perro?

La edad exacta para el primer baño del cachorro es una cuestión sobre la que no todos los veterinarios coinciden. El temor a que el perrito se enfríe y contraiga la enfermedad del moquillo explica las reticencias de algunos doctores de animales cuando se trata de sumergir al cachorro en agua y jabón antes de terminar su calendario de vacunación, es decir, a las 12 semanas de vida o los tres meses. Pero otros sostienen que, con el cuidado adecuado y secando del todo al can, no hay riesgo de que contraiga moquillo.

El veterinario Alfonso Risoto afirma que la edad para bañar a un cachorro debe ser la que minimiza el peligro para la salud del perro. Por eso, recomienda "no bañar al cachorro antes de las 12 semanas o de terminar la vacunación, siempre que este aseo pueda ser la causa de un enfriamiento en el can".

"Conviene no bañar al cachorro antes de terminar las vacunas si el baño puede ser el origen de que la cría se enfríe"

¿El consejo general? No bañar al perrito antes de terminar las vacunas, si el baño puede ser el origen de que la cría se enfríe. Y es que "el enfriamiento del cachorro puede bajar sus defensas y hacer que se constipe", comenta Risoto. Si se seca bien al can, con ayuda de una toalla y un secador (a 30 centímetros del cuerpo del perro, para evitar que la piel sufra quemaduras) no tiene por qué haber problemas de constipados.

En cualquier caso, el veterinario prefiere la "precaución" y no exponer al cachorro a una situación de riesgo "innecesaria". El moquillo o constipado hará bajar las defensas del animal y obligará a interrumpir el calendario de vacunaciones emprendido. El calendario de vacunación del cachorro suele iniciarse antes de las ocho semanas de edad. Pero, para conseguir una correcta inmunidad, hay que realizar una segunda e incluso una tercera aplicación en las primeras 15 semanas de vida.

Trucos para bañar a un cachorro

El baño puede ser una mala vivencia para el perrito que lo experimenta por primera vez. No es raro que sus patas resbalen en el fondo de la bañera o de la pila en contacto con el jabón, lo que causa indefensión y ansiedad en el pequeño. Y los patinazos no son el único problema al que se enfrenta un cachorro. La hora del aseo, sin embargo, no debe convertirse en un momento angustioso. Tener en cuenta algunos consejos puede transformar el baño canino en una costumbre agradable para el animal, pero también para su dueño.

    Bañeras pequeñas

La bañera puede ser un lugar demasiado grande para un cachorro. ¿Por qué no usar un sitio de tamaño más parecido al suyo, como la pila del lavabo o una palangana?

Agua a 39 ºC

El agua de baño debe estar caliente: con una temperatura que ronde los 39 ºC, similar a la del cuerpo del perro.

¡Juegos!

Transformar el lugar del baño en una zona de juego puede ser una buena idea para inspirar confianza al cachorro. Y utilizar algunos de sus juguetes y muñecos de goma durante el aseo le propiciará una sensación agradable.

Baños secos cuando hace frío

Cuando el perro es muy pequeño, hay veces que evitar el agua y el jabón puede ser una buena idea. En el mercado existen preparados que permiten dar baños secos a las crías caninas. Estos productos se aplican sobre el pelaje del animal, se dejan actuar según las indicaciones y se eliminan a través del cepillado. En invierno, cuando la temperatura exterior es baja, los baños secos parecen una buena alternativa para tratar de minimizar las posibilidades de que el cachorro contraiga un constipado.

Rutina de baños para cachorros

La rutina del baño del pequeño perro no difiere en lo sustancial del que se hace a uno adulto: se recomienda comenzar el aseo por la zona de la cabeza, con ayuda de una toalla humedecida en agua templada y ligeramente enjabonada, aplicar el producto por el resto del cuerpo y repartirlo con ayuda de un ligero masaje para que el champú actúe de forma adecuada con la piel y pelaje del cachorro.

Vigilar que no entre agua ni jabón en contacto con los ojos o la parte interna del oído del pequeño es esencial, ya que puede causar irritación y algunas infecciones (otitis). En cualquier caso, debe utilizarse un jabón específico, suave, para cachorros. El veterinario podrá asesorar sobre cuál es el mejor para el animal.

Evite los baños con agua y jabón en cachorros antes de terminar su calendario de vacunación siempre que exista riesgo de que el pequeño se enfríe.

La bañera puede ser un lugar demasiado grande para una cría de perro. Pruebe un sitio de tamaño más parecido al suyo, como la pila del lavabo o una palangana.

El agua de baño del cachorro, como la del can adulto, debe estar caliente: con una temperatura que ronde los 39 ºC.

Transformar el lugar del baño en una zona de juego puede ser una buena idea para inspirar confianza al cachorro.

El aseo del perrito precisa un champú suave específico: consulte con su veterinario.

Cuando el cachorro es muy pequeño, es conviene usar un producto para el baño seco. Evitará el riesgo de enfriamiento.

HIGIENE EN PERROS

Desde que nuestros perros pequeños, y no tan pequeños, se han aficionado a nuestra cama o sofá (a veces, hasta desterrándonos al suelo) se ha hecho imprescindible que tengan un olor corporal e higiene similar a la nuestra. Además, con el fin de mantener un pelo con aspecto sano y brillante es muy importante hacer del baño algo rutinario en nuestras mascotas, pero en este ámbito, no todo vale, hay que seguir ciertas pautas a la hora de crear una rutina de baño y hacerlo con productos específicos para mantener correctamente la higiene en perros.

¿Cada cuanto tiempo sería recomendable el baño en perros?

Esta es una pregunta con varias respuestas, ya que depende mucho de el estilo de vida que tenga nuestra mascota, es decir, un perro que vive en el campo necesitará un aseo más periódico que uno que vive en un piso en una ciudad, del mismo modo un perro de pelo largo deberá bañarse más habitualmente que uno de pelo corto.

Un perro de pelo largo que vive en piso puede necesitar un baño al mes, mientras que si es de pelo corto, bastaría con un baño cada 2 meses o cada 3, ya que un manto de pelo largo tiene más tendencia a ensuciarse.
Sin embargo, un perro que habite un medio más rural, puede necesitar un baño cada 15-20 días, ya que en estas zonas son más propensos a ensuciarse al tener más contacto con tierra, barro…, aunque eso sí, si después no va a ocupar un hueco en nuestra habitación, quizás sería mejor bañarlo con menos frecuencia.

Hay ciertos casos especiales en los que la periodicidad del baño debe verse aumentada, como en problemas de piel diagnosticados por tu veterinario, en los que se debe bañar a la mascota con un champú específico cada 2-3 días, pero esto son casos más concretos en los que tu veterinario de confianza prescribirá el champú y las veces por semana que debe bañarse.

¿Qué problemas puede ocasionar el bañar con demasiada frecuencia a mi perro?

En esta parte del artículo, [email protected] estará pensando que cada dos o tres meses, que lo bañe yo, que a su mascota se la lava día sí, día también porque si no, no hay quien los pueda achuchar por las noches. Pues bien, durante mucho tiempo, e incluso actualmente, los veterinarios hemos aconsejado que se bañe al perro lo menos posible para proteger una capa de grasa que tienen por toda la piel. Pero desde hace un tiempo se ha demostrado, que esa “capa”, se regenera en unas 24 h y que si se usa un champú apropiado, se pueden bañar todas las veces que se desee. Este es el momento en el que me tienes más aprecio de todo el artículo.

Por otra parte, y para que no me aprecies tanto, hay que tener en cuenta que el baño reduce el olor corporal del perro, lo cuál, representa una ventaja para los propietarios, pero un inconveniente para nuestras mascotas, ya que el olor marca su identidad frente a la manada, es decir, las partículas olorosas que segrega el cuerpo del perro son características de cada uno de ellos, y les ayudan a comunicarse con otros perros, de manera que un exceso de baños puede hacer que las relaciones sociales de nuestros compañeros peludos se vean afectadas. Lo sé, la relación social que más te preocupa es la que tiene contigo…. Pero para que tengas toda la información.

Consejos a la hora de bañar a un perro

A la hora de su primer baño, tenemos dos opciones: la rápida, que consiste en coger al perro a la fuerza, meterlo en la bañera llena de agua, luchar con él para intentar ahogarlo mientras él intenta sobrevivir a nosotros y luego secarlo 10 segundos con el secador mientras intenta comérselo y el resto a temperatura ambiente….. opción que no recomiendo, aunque se hace bastante, o la lenta, que como su nombre indica, es más lenta y requiere más trabajo y entrenamiento pero que a la larga os dará muchas más satisfacciones a los dos. En esta opción, debes acostumbrar diariamente a tu perro al secador desde la distancia y como si fuera música ambiental, y luego poco a poco ir acercándoselo y enfocándole el chorro del aire. Además puedes ir mojándolo poco a poco como si fuera un juego y masajeándolo con la toalla, todo esto acompañado de paciencia, amor y muchos premios. Así, cuando llegue su primer baño y todos los que le queden en el futuro, será todo mucho más rápido y placentero.
Una pregunta típica es, ¿ Cuando debo empezar a bañar a mi perro ?, pues bien, lo ideal es a partir de la aplicación de la última vacuna de cachorro, aunque si viene de campo, sucio o con parásitos, y te ves obligado por higiene a bañarlo, por estadística de todos esos clientes que ya vienen con el perro bañado, es bastante improbable que le pase algo malo.

La temperatura del agua debe ser de unos 39ºC, y sería conveniente empezar el baño por la zona de la cabeza.

No debemos utilizar champús destinados a personas, sino específicos para ellos, ya que el pH de su piel es distinto al nuestro y podríamos tener algún problema. Hay muchas variedades de champús destinados a la utilización en la mascota, si tienes alguna duda, tu veterinario puede aconsejarte sobre cuál es el mejor.

Es necesario secar bien el pelo de nuestra mascota tras es el baño, para que no se produzca una perdida de temperatura ni se produzcan infecciones secundarias en la piel o adquisición de parásitos, pero eso sí, mucho cuidado con el secador, ya que el aire muy caliente no es recomendable para la piel.

Otros consejos de higiene

Si tu perro es de pelo largo, y más por zonas como Elche y alrededores, es conveniente que por lo menos en las épocas de más calor, lo lleves a una peluquería canina para que le peguen una buena pelada. Eso sí, asegúrate de que no usan una cuchilla demasiado corta porque eso podría lesionar su piel.

El cepillado del pelo del perro se convierte en imprescindible como aseo cotidiano en nuestras mascotas. En razas de pelo largo es conveniente cepillar una vez al día, mientras que en las de pelo corto bastará con 1-2 veces por semana.
El cepillado de nuestro perro elimina todo el pelo muerto, así como el polvo y demás suciedad, lo cual, si se acumulase, podría ocasionar lesiones e incluso enfermedades de la piel. Además, se evitan los nudos, y así, cuando pasan por peluquería canina no se convierte en una auténtica tortura involuntaria por parte de la peluquera.

La higiene de los oídos es importante para evitar la acumulación de cerumen, bastará con humedecer una gasa con suero fisiológico y limpiar el pabellón auricular hasta donde llegue el dedo, nunca utilizar bastoncillos, ya que podríamos introducir la suciedad hacia dentro y ocasionarles dolor si lo introducimos mucho o si ellos mueven la cabeza cuando lo estemos utilizando. Si los oídos de tu perro están siempre limpios, ¡no los toques! No hará falta.

Para limpiar las legañas realizaremos un proceso similar al de la limpieza de oídos, con una gasa humedecida con suero fisiológico, la pasamos repetidas veces son suavidad por el ojo, para reblandecer la legaña y retirarla sin ocasionar ningún daño. Y en perros de pelo blanco sobretodo, si no os gusta que lleve las dos marcas marrones en la zona de los lacrimales, existen algunos productos que no funcionan del todo mal para blanquear dichas zonas.

En resumen, como parte de la familia que son, hoy en día necesitan unos cuidados básicos para que su higiene y olor corporal sean lo más adecuados posible. Debes dedicarle un rato todos o casi todos los días a su pelo, oídos y alrededor de los ojos, y un cepillado le va a evitar futuros problemas y tirones en la peluquería. Por último aunque sé que es lo que más te ha gustado, siempre que uses un champú de garantías, báñalo todo lo que a ambos os haga felices.

El momento indicado para el primer baño

Los cachorros son seres vivos muy frágiles, susceptibles a sufrir cualquier enfermedad que resida en el ambiente y es que su sistema inmunitario no está completamente desarrollado. Por esa razón, el calostro (o leche materna) que les aporta su progenitora, está lleno de nutrientes y anticuerpos que van a ayudarle a superar cualquier enfermedad.

Hasta el mes y medio e incluso hasta los dos meses de vida, un cachorro no debe separarse de su madre bajo ningún concepto. Ella le asegura su supervivencia y durante este tiempo debemos proporcionarle tranquilidad y confort en un "nido" aislado. Es muy importante no bañar al cachorro antes del destete ya que, de ser así, podríamos ocasionar un rechazo en la madre que no identificaría el olor del cachorro como familiar.

Por otro lado, también se debe tener en cuenta el calendario de vacunación del perro antes del primer baño. En ocasiones, el perro sufre una situación de estrés al realizar el primer baño, lo que puede propiciar una mala respuesta inmunologica a la vacuna.

Por esa razón, los veterinarios recomiendan esperar 1 o 2 semanas después de cada vacuna. El calendario da vacunas de un cachorro es el siguiente:

  • 6 semanas - Primovacunación
  • 8 semanas - Polivalente
  • 12 semanas - Polivalente
  • 16 semanas - Rabia
  • Anualmente - Recordatorios

Cómo bañar a un cachorro por primera vez

Una vez tengamos claro cuándo bañar a un cachorro por primera vez, vamos a proceder a hacernos con el material apropiado:

  • Temperatura ambiente cálida
  • Ambiente positivo y relajado
  • Champú específico para cachorros
  • Esponja
  • Peine para perros de goma (suave)
  • Un cubo con agua templada
  • Toallas y secador

Es muy conveniente prepararlo todo antes de empezar el baño del cachorro. Debemos propiciar un ambiente cálido, que no ocasione un choque térmico en el perro. Si es invierno, pondremos la calefacción un tiempo antes de empezar con esta experiencia.

Debemos resaltar, que el baño va a ser probablemente uno de los momentos más importantes del cachorro puesto que está directamente relacionado con la socialización, el proceso en el que presentamos al cachorro todo tipo de estímulos y experiencias. Por tanto y para que en su etapa adulta sea un perro que acepte bañarse sin problema, vamos a intentar que sea una experiencia agradable y positiva para él.

Empezaremos llenando el cubo o la bañera con agua templada. Es importante que la altura del agua no llegue a cubrirle demasiado para que no sufra estrés o sienta una sensación de ahogo. Después, mojaremos al cachorro por completo, evitando la cabeza. Nunca mojes sus ojos y orejas. Durante este tiempo es recomendable jugar con el agua e incluso añadir un juguete para que la experiencia sea mejor y más divertida.

Una vez el cachorro esté empapado en agua podemos proceder a aplicar el champú para perros cachorros. Es muy importante que sea así ya que los champús específicos para perros cachorros son más delicados con su dermis, hidratan y les protegen correctamente. Los champús para perros adultos no están en absoluto recomendados.

Durante el baño utilizaremos la esponja y el peine de goma para llegar a todos los rincones ayudando así a que se aplique correctamente. Cuando terminemos, debemos aclarar muy bien y eliminar todos los restos del champú.

Para terminar, vamos a utilizar una o dos toallas para envolver totalmente al cachorro. Este punto es muy importante: el cachorro no debe destemplarse. Una vez las toallas absorban bien el agua vamos a proceder a utilizar el secador a poca potencia y con un calor bajo para que el perro no se asuste ni se sienta incómodo. Todo debe seguir siendo muy agradable para él.

Baños antiparasitarios o de emergencia

En el primer punto, explicábamos cuándo bañar un cachorro por primera vez teniendo en cuenta una situación ideal para su desarrollo. No obstante, algunos cachorros pierden sus madres, son recogidos en refugios o sufren un accidente que hace que se ensucien. Si este es tu caso, no te preocupes, vamos a ayudarte con algunos consejos acerca de ello.

La principal insistencia en respetar los tiempos es para evitar un posible resfriado, el rechazo de la madre o la eficacia de las vacunas. No obstante, si propiciamos un baño libre de estrés no tiene por qué sufrir una mala reacción. Estos problemas suelen ocurrir en cachorros que sufren una mala nutrición, situaciones higiénicas deplorables, temperaturas extremas etc.

¿Qué hacer si el cachorro tiene pulgas u otros parásitos?

Si tu perro ha sufrido una infestación de pulgas, garrapatas o bien crees que puede sufrir por la aparición de parásitos internos será muy importante acudir al veterinario cuanto antes.

Los perros cachorros son susceptibles a enfermar muy rápidamente y los parásitos pueden ser portadores de diversas enfermedades, por esa razón es muy recomendable una valoración del profesional para nuestro caso concreto.

Es importante entender que no existen tratamientos antiparasitarios para cachorros. Los compuestos químicos pueden hacer una reacción muy adversa en ellos como vómitos, alergia, diarrea y problemas de respiración graves. Nunca utilices un antiparasitario con tu cachorro.

Si no puedes acudir al veterinario momentáneamente será básico actuar y proporcionar un baño al perro cachorro, de la misma forma que te contamos en el punto anterior. No obstante, en este caso vas a hacerte con un cepillo anti-piojos para niños y vas a pasarlo hasta que tu perro esté totalmente libre de parásitos. Revisa bien las zonas de las axilas, entrepierna, orejas y todos aquellos lugares "cálidos" y poco expuestos del cachorro. No olvides que vas a tener que matar a todos los parásitos para que no vuelvan a infectar al perro cachorro. Dedica todo el tiempo que necesites a este proceso.

Por otro lado, los parásitos internos sí son tratables. Acude al veterinario para que te ofrezca una pastilla para desparasitar a perros cachorros, específica para estos animales tan delicados.

¿Qué hacer si el cachorro se ha ensuciado?

En este caso te recomendamos valorar si realmente es necesario bañarle por completo. Por ejemplo, si el perro se ha ensuciado en una zona concreta podemos hacernos con toallitas húmedas y frotar en área sucia. También existen champús de lavado en seco específicos para cachorros.

No obstante, si tu cachorro está realmente sucio y huele mal será imprescindible bañarlo. Procura que el proceso sea el mejor posible y observa su comportamiento después del baño para asegurarte que todo está bien y que se encuentra sano.

Frecuencia del baño del cachorro

Después de bañar un cachorro por primera vez ya podemos empezar a bañarle de forma regular siempre que se encuentre sucio o huela mal. Sin embargo, el tiempo ideal para el baño rondaría entre los 20 y 60 días. Eso es debido a que los perros tienen una capa de grasa que protege su piel. Si abusamos del baño estaremos destruyendo su capa protectora.

Para evitar que eso ocurra, será muy recomendable hacernos con un champú para cachorroshidratante, que proteja bien su piel del contacto regular con el agua, evitando así que se reseque. Descubre en ExpertoAnimal además otras formas de hidratar la piel de tu perro.

No olvides que el cepillado regular ayuda a eliminar el pelo muerto y la suciedad y debe ser una de las principales rutinas higiénicas del can.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuándo bañar un cachorro por primera vez, te recomendamos que entres en nuestra sección de Consejos de belleza.

Video: PERROS - La higiene del perro baño, limpiar orejas y cortar uñas (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send