Animales

Cómo elegir el cuenco de comida para mi perro

Pin
Send
Share
Send
Send


Los comederos para perros se fabrican con distintos materiales y no todos son igual de saludables para el animal. Los comederos de plástico son sencillos de lavar, pero pueden dar alergia, los comederos de cerámica son porosos y no siempre se limpian con facilidad, los cuencos de acero inoxidable son una opción limpia y resistente a la corrosión. Otras claves para adquirir el comedero adecuado son: acertar con la altura del bol y tener en cuenta la forma de comer del perro.

La primera duda que puede surgir cuando nos disponemos a adquirir un comedero para el perro es decidir entre los distintos tipos de materiales. No es lo mismo optar por un cuenco de plástico, que por uno de cerámica o acero inoxidable. Cada comedero para perros tiene sus particularidades.

Comederos de plástico: sencillos de lavar, pero pueden dar alergia

Los comederos de plástico son sencillos de lavar, pero debe considerarse que ciertos perros, como ocurre con las personas, pueden ser alérgicos a algunos componentes de este material. Esto implica que sea recomendable consultar con el veterinario si se detectan rojeces en el hocico del perro y en otras zonas de la cara.

Otra cuestión clave que se debe tener en cuenta, si se piensa en comprar un cuenco de plástico para el perro, es asegurarse de que el material es de buena calidad. Ciertos comederos de plástico pueden contener sustancias tóxicas. Por ello, es conveniente consultar con el veterinario cuál es el más adecuado en cada caso.

Comederos de cerámica para el can: asegúrese de que se limpian bien

Los cuencos de cerámica no se limpian con facilidad, al ser un componente poroso

Los colores y la diversidad de diseños pueden ser determinantes para que algunos dueños se decanten por un bol de comida fabricado en cerámica. Sin embargo, conviene tener en cuenta algunas precauciones antes de seleccionar un comedero de este material.

La cerámica es un componente poroso que no se limpia con facilidad. No obstante, es posible elegir un comedero con un recubrimiento lacado (vigile que no sea tóxico), que permita eliminar los restos de comida con mayor sencillez. En el mercado hay una gran variedad de cuencos fabricados con cerámica.

Cuencos de acero inoxidable: una opción limpia y resistente a la corrosión

Una opción habitual al elegir un comedero para el perro es optar por un cuenco de acero inoxidable. Este material está compuesto por una mezcla de metales muy resistentes a la corrosión, por lo que, si es de buena calidad, no es frecuente que libere sustancias tóxicas al alimento del perro. Esta alta resistencia explica también que los cuencos de acero inoxidable para el perro se limpien con facilidad.

Elegir un cuenco de acero inoxidable no tiene por qué ser una alternativa aburrida. El mercado del mundo del perro ha multiplicado en los últimos años las posibilidades: los hay recubiertos de un material cerámico y con múltiples dibujos, grabados y colores.

La personal >

Para seleccionar el comedero, puede ser esencial tener en cuenta la personalidad del animal

No todos los perros son iguales. Por ello, la altura del cuenco es una de las claves para acertar con el comedero. También se debería atender a la personalidad del animal, un aspecto que puede ser esencial para acertar. No comen de la misma forma un perro glotón, que a menudo introduce la cabeza en el interior del cuenco, que un delicado Bichón Maltés.

Al seleccionar un cuenco para un perro comilón, que ingiere el alimento de forma desordenada, es adecuado elegir un recipiente con un borde elevado, que proteja la zona de las habituales salpicaduras de comida que puede provocar el animal. Un comedero que disponga del borde inferior recubierto de goma puede evitar que el mismo se desplace ante las acometidas del perro hambriento.

Cada comedero tiene sus particularidades. No es lo mismo optar por un cuenco de plástico, que por otro de cerámica o acero inoxidable.

Si se decide por un cuenco de plástico para el perro, asegúrese de que el material es de buena calidad. No es extraño que ciertos comederos puedan contener sustancias tóxicas.

Elegir un comedero de cerámica para nuestro perro puede resultar una opción atractiva, aunque este es un componente poroso que no se limpia con facilidad. También puede romperse.

Una opción habitual al elegir un comedero para el perro es optar por un cuenco de acero inoxidable: es muy resistente a la corrosión.

Al seleccionar un comedero para un perro que ingiere el alimento de forma desordenada, es adecuado elegir un recipiente con un borde elevado, que evite las salpicaduras.

¿Cómo elegir el cuenco de comida para mi perro?

Tienes un nuevo integrante en la familia y deseas tener todo cuanto necesita para hacer su estadía más cómoda, sin embargo con respecto al cuenco no sabes cómo elegirlo, aquí están algunos de nuestros mejores consejos:

1. Material: existen varios tipos de cuencos y con ellos diferentes tipos de materiales. Por lo general para las razas más grandes se eligen cuencos de acero, que son mucho más sencillos de limpiar y además es más fácil evitar que hongos o residuos se adhieran a él. Sin embargo, la elección del material dependerá mucho de las necesidades de cada perro y de los tuyos.

2. Tamaño: es importante que consideremos antes de comprar el cuenco de comida para perros, el tamaño de nuestra mascota. Si es un perro de raza pequeña no podemos comprar un cuenco que sea para una raza más grande y viceversa. El tamaño del cuenco define las cantidades de alimento que debemos darle y serán las necesarias.

Quizás si tienes dudas sobre que tamaño elegir puedes siempre pedir asesoría en las tiendas de mascotas.

3. Diseño: el diseño es importante, no sólo porque va con la personalidad de nuestra mascota, sino porque el diseño marca ciertas tendencias, entre los perros que comen demasiado, o los que son muy desordenados para comer.

También es cierto que hay una gran variedad de colores y de formas que puedes elegir según sean tus preferencias. Estos diseños se aplican tanto para cuencos de acero como cerámica o plástico.

4. Soportes: el cuenco de comida para perros puede ser muy bueno, pero hay perros de razas grandes o muy grandes que requieren de los soportes para que la altura de la comida sea la ideal y evitar que puedan ahogarse con ella, esto es importante también considerarlo, al momento de comprar el cuenco para nuestra querida mascota.

Estos fueron entonces algunos de nuestros mejores consejos con respecto a cómo elegir el cuenco para mi perro sin caer en errores, después de esto podrás comprar el tipo de cuenco que sea más adecuado y que se adapte mejor a las necesidades de nuestra mascota.

Cómo elegir el cuenco de comida para mi perro es un consejo para Perros, y habla sobre Alimentación.

Cuestión de tamaño y de altura

Partamos de la siguiente base: lo más importante es la comida que contiene el comedero, que debe ser de calidad y adecuada a la edad, tamaño y características específicas de tu mascota. A partir de allí, podemos señalar algo que parece obvio pero nunca está de más decirlo. Más allá del material del que esté hecho el comedero, los perros grandes necesitan cuencos grandes y los pequeños, cuencos pequeños. Después entran a jugar otros factores, como la altura y el formato indicado para cada animal. Y sin olvidar que en este tema también se encuentran los intereses de los fabricantes por venderte estos recipientes, más allá de que lo necesite o no tu mascota en realidad.

Información sobre comederos elevados

  • Animales grandes y altos
  • Perros que estén recuperándose de una cirugía
  • Canes a los que le falte alguna patita
  • Mascotas de edad avanzada, con artritis o que presenten esófago ancho

Sus defensores señalan que son más cómodos y saludables, ya que nuestros amigos peludos no tienen que agachar la cabeza hasta el suelo para alimentarse. Entre sus beneficios, destacan:

  • Disminuyen el estrés.
  • Favorecen una mejor digestión.
  • Posibilitan que el alimento sea tragado de una manera más fácil.
  • Evitan una presión mayor en cuello, espalda, piernas y articulaciones.

Ten presente que debes medir bien la altura de tu mascota antes de comprar un cuenco elevado. Para ello, debes tomar como referencia el punto más alto de los omóplatos de tu perro. A esta medida, quítale 15 centímetros. Si tu perrín es pequeño, descuenta solo 10. Esa es la altura del comedero que necesitas.

Antes de comprar un cuenco, también consulta al veterinario

La elección de un comedero adecuado puede ayudar también a resolver el tema de animales mañosos a la hora de alimentarse. De todas formas, antes de adquirir recipientes para la comida y el agua de tu mascota, no te guíes solo por las indicaciones del fabricante o del vendedor de artículos para animales domésticos. Consulta primero al veterinario. Un buen profesional, seguramente sabrá indicarte qué es lo que tu mascota necesita realmente, de acuerdo a sus características físicas y a los inconvenientes de salud que pueda llegar a presentar.

Comederos de acero inoxidable

Son los más recomendables. Tienen el peso suficiente para que el peludo no pueda volcarlo (si es un animal de gran tamaño siempre podemos comprar uno que tenga el borde tapado con una goma), son fáciles de limpiar, y si son de buena calidad, son además anticorrosivos.

Comederos de cerámica

Los comederos de cerámica son muy bonitos, pero frágiles. Si se caen, se rompen con facilidad. Sólo son aconsejables para perros de tamaño pequeño, como por ejemplo Yorkshire Terrier, Ratero mallorquín, o Bichón maltés.

Comederos de plástico

Son los más económicos. Además, no se rompen con facilidad, y se limpian fácilmente. Pero presentan dos inconvenientes: uno de ellos es que pueden producirle alergias al perro, y el otro es que al pesar tan poco no es aconsejable para peludos de mediano o gran tamaño.

¿Cómo elegir el más adecuado para mi perro?

Ahora que hemos visto los tipos de cuencos de comida para perros que hay, podremos hacernos una idea de cuál debemos de escoger. No obstante, hay una serie de cosas que tenemos que tener en cuenta antes comprarlo, que son:

  • Orejas del perro: si tiene las orejas muy largas, tendremos que escoger un comedero que sea alto y estrecho para evitar que el animal tenga problemas a la hora de comer.
  • Personalidad: a un perro nervioso le tendremos que comprar un comedero con el borde elevado, en cambio, si es más bien tranquilo le podremos proporcionar uno con el borde más bajo.
  • Tamaño del cuenco: el perro pequeño necesita un comedero pequeño, y uno grande necesita un cuenco más grande.

Con todo, ahora sí podremos elegir el cuenco de comida para nuestro perro. Si te han quedado dudas sin resolver, no dudes en consultarnos 🙂 .

Pin
Send
Share
Send
Send