Animales

Adiestramiento, ¿por dónde empiezo?

Pin
Send
Share
Send
Send


Los yorkshire son posiblemente una de las razas más populares y demandadas en este momento. La razón de esto se debe a que son perros pequeños de aspecto tierno, sin embargo, son perros muy activos y enérgicos, que pueden llegar a exasperarte si no los educas adecuadamente. Por esta razón, hoy te damos algunos trucos para iniciarte en el adiestramiento de tu yorkshire.

Elementos que debes tener en mente

  • No se entrenan razas diferentes. Los perros reciben un entrenamiento similar sin importar si son grandes, pequeños, de pelo corto o largo, etc. Esto es un mito que hay que empezar a desterrar. Absolutamente todos los canes necesitan las mismas bases de adiestramiento, que son obediencia, sumisión, socialización y entretenimiento. Lo que se debe tener presente son las características de la personal >

Aspectos específicos en su educación

Los yorkshire son reconocidos por ser muy juguetones, por lo tanto, deberás aprovechar al máximo los momentos en que te presta atención, ya que tienden a distraerse fácilmente. Es frecuente escuchar a cuidadores de perros de esta raza referirse a ellos como indomables, sin embargo, esto no es cierto. Sencillamente, requerirán paciencia y muchas repeticiones.

Además, su apariencia e ingenuidad pueden hacer que te ablandes al momento de reprenderlo, pero esto es un grave error que cometen muchos dueños de perros pequeños. A través de la convivencia los perros aprenden a reconocer los puntos débiles de sus propietarios, por lo tanto les resulta cada vez más fácil manipular las situaciones para su conveniencia, por ejemplo, para recibir golosinas o pedir alimento o liberarse de ser reprendidos, entre otros casos. Por lo tanto, te recomendamos que seas firme, pues de esta manera obtendrás resultados duraderos dentro de su proceso de educación. Ten presente que tu perro crecerá y no es fácil convivir con mascotas que han desarrollado malos hábitos.

Al ser muy territoriales, uno de los principales problemas con esta raza son las misiones en lugares inadecuados. Deberás enseñarle, a través de una postura asertiva ante él, que tu eres el alfa o el líder, por lo tanto, no tendrá la necesidad de establecer un territorio dentro de tu casa. Lo mejor para evitar que orine o defeque donde no debe es regularle un horario de alimentación, al igual que designar un sitio que sea accesible para el donde pueda hacer sus necesidades en caso de que le entren ganas fuera del horario de paseos.

También necesitan de mucha actividad física, ya que son canes increíblemente enérgicos. Manteniéndolo ocupado y, en especial, cansado, evitarás que desarrolle trastornos de personalidad, como hábitos destructivos o ladridos excesivos.

Igualmente, con esta raza funciona mejor el refuerzo positivo. Prémialo cuando obre bien o cuando haga lo que tú le indicas. Esto hará que entienda cuáles son las actitudes que apruebas y te facilitará mucho el adiestramiento.

Para este can la mejor recompensa es la afectiva. Esto te ayudará también a establecer un vínculo con él pues, debido a su independencia, tienden a volverse desconfiados si no se establece con ellos contacto físico.

Se sugiere empezar el entrenamiento de los perros una vez ocurre el destete. Es mejor cuando esto ocurre en etapas tempranas, pues siempre es mejor educar que corregir.

Cómo educar o adiestrar a un Yorkshire Terrier

Por instinto, pero también por naturaleza, los animales crecen y se desarrollan siguiendo unos patrones que se heredan de generación en generación. De todos es sabido que, en el caso de los leones -por ejemplo-, se organizan en manadas de forma estructural y jerárquica para la convivencia en grupo. Esta estructura se constituye en base a las habilidades y fortalezas de cada individuo, permitiendo al macho dominante convertirse en el jefe de la manada.

Algo parecido debe suceder durante el adiestramiento del Yorkshire Terrier. Nuestro perro debe respetarnos y obedecernos como si fuésemos el jefe o la jefa de su manada. Para ello, es importante mantener en todo momento la constancia y la coherencia. ¿Qué quiere decir esto? Siempre que adopte una conducta inadecuada, deberemos hacerle entender que está prohibido. De lo contrario, podremos crearle una seria confusión que desembocaría en desobedencia. Como imaginarás, las malas actitudes de un perro son, en la mayoría de los casos, responsibilidad de sus dueños.

Y es que, eso que dicen sobre que los perros se parecen a sus dueños no es mentira. Aquellas personas que se caracterizan por un carácter nervioso, se lo contagiarán sin duda a su yorkie. Lo mismo pasará si se trata de una persona tranquila y equilibrada o alegre y activa.

Que se tumbe

Cuando ya ha aprendido a estar quieto,haz que se siente y arrodíllate a su lado. Cógelo por el collar y muéstrale una recompensaen la otra mano, acércasela al hocico y bájala al tiempo que se tira hacia delante para obligar a tu perro a que se recueste. Cuando esté bajando, dale la orden. Acompáñalo hasta que esté tumbado por completo y dale su recompensa.

La comunicación entre el amo y el Yorkshire Terrier

Como ya sabes, los perros pueden presumir de su gran agudeza visual. Aunque no perciben todos los colores perceptibles al ojo humano, son capaces de percibir movimientos y objetos en la oscuridad de forma mucho más precisa que las personas. Por otro lado, el oído y el olfato son otros de los sentidos que tienen especialmente desarrollados.

Durante el proceso de adiestramiento del Yorkshire Terrier, es importante poner atención no solo a las dinámicas de educación y aprendizaje, sino también a las respuestas y reacciones del perro. Como comentábamos, es esencial entablar una conexión adecuada entre el animal y el dueño o dueña.

Una buena forma de educar a nuestro Yorkshire Terrier es el aprendizaje por asociación. ¿Esto qué quiere decir exactamente? ¡Es sencillo! Siempre que se porte bien, será recompensado con una palabra y gesto de aprobación, además de una caricia, muestra de afecto o premio (juguete, comida, snack…). En caso contrario, si su reacción ha sido negativa, con dedicarle una regañina será suficiente.

Ten en cuenta que para que el perro pueda entender la asimilación y no se sienta desorientado, tanto el premio -en el caso de actitudes positivas- como la regañina -en el caso de actitudes negativas- deberán llevarse a cabo inmediatamente. No tiene ningún sentido regañar a nuestro pequeño por algo que hizo hace dos horas porque no lo entenderá.

La importancia de las palabras

Los yorkies pueden llegar a entender, a partir de las repeticiones, el significado de algunas palabras (continuando con el aprendizaje por asociación). Sin embargo, es esencial que estas órdenes sean simples, a partir de pocas palabras, que siempre se repitan con el mismo tono de voz y orden. Llegar a abrumar a nuestro perro con órdenes muy complejas o demasiadas palabras solo contribuirá a su confusión.

Una buena forma de comenzar con el adiestramiento del Yorkshire Terrier es a través del «no» o el «muy bien». A partir de aquí, se podrá enriquecer el vocabulario de órdenes, siempre y cuando las limitemos a un número reducido de palabras.

Los mejores momentos para el adiestramiento del Yorkshire Terrier

Para asentar los nuevos conocimientos adquiridos, debemos asegurarnos de que elegimos el momento más adecuado. Si no, todo el esfuerzo realizado durante el adiestramiento no servirá para nada.

Entonces, ¿cuál es el mejor momento para educar a un Yorkshire Terrier? Según los expertos, los perros prestan más atención a los estímulos tras largas jornadas de actividad o juego, después de comer o recién despertados de una siesta. Estos son precisamente los mejores momentos para enseñarles a hacer pipí o sus necesidades allá donde hayamos estipulado, especialmente en el caso de los cachorros que no pueden salir a la calle.

El adiestramiento del Yorkshire Terrier cachorro

A la hora de llevar a cabo el adiestramiento del Yorkshire Terrier cachorro, es importante prestar atención a los comportamientos propios que estos tienen durante sus primeros meses de vida. Las diferentes etapas de crecimiento y desarrollo, como el momento en el que les salen los dientes, son momentos clave en este sentido.

Y es que, si tu yorkie no ha sido educado adecuadamente, es muy probable que muerda muebles, puertas o zapatillas para paliar esas incomodidades que pueden aparecer durante esta etapa.

Lo mismo ocurre si le proporcionamos una zapatilla vieja para que la muerda, se entretenga y se divierta. Entenderá que se trata de un juego y no podrá discriminar la situación cuando se tope con una zapatilla nueva la cuál no te gustará que acabe destrozada por sus mordiscos. En su lugar, deberemos sustituirla por un juguete especial para perros pequeños.

Si algo tenemos que tener claro desde el principio, es que desde pequeños no podemos permitirles todo aquello que no queremos que hagan de adultos. Por muy difícil que sea acabar sucumbiendo al encanto de estos pequeñines, debemos ser fuertes y consecuentes con nuestras decisiones.

¿Qué hago si mi Yorkshire no obedece?

Muchas situaciones de desobediencia se producen, precisamente, porque acostumbramos a regañar a nuestro perro tiempo después de que hayan hecho una mala acción.

Otro motivo importante que puede desencadenar esta actitud en nuestro Yorkshire Terrier, puede ser el vínculo entre su nombre y la riña. Es decir, sucede cuando lo llamamos para castigarlo. Esto no debe ocurrir bajo ningún concepto, ya que el perro asociará su propio nombre a la riña o el castigo y no nos obedecerá en otras situaciones cuando lo llamemos o reclamemos su atención.

No acostumbrar a nuestros yorkis desde cachorros a ser manipulados, aseados o acicalados puede desembocar también problemas en el futuro. De ahí que debamos habituarlo a diferentes estímulos desde los primeros meses de vida, como en el caso del cepillado del pelo o la limpieza de los dientes.

El temperamento del yorkshire terrier

Algunas variedades de yorkshire no llegan a pesar ni siquiera 1 kilo en su edad adulta, pero a pesar de ello siempre se caracterizan por poseer un marcado y genuino temperamento, del cual podemos destacar los siguientes rasgos:

  • Es un perro lleno de energía que manifiesta saltando, ladrando, agitándose continuamente. etc. El propietario debe ayudar a canalizar esta energía de forma productiva para evitar tener un perro histérico y ansioso.
  • Su naturaleza no es sumisa ni obediente, ya que posee un fuerte instinto territorial.
  • Se trata de un perro verdaderamente inteligente y que posee una excelente memoria, por lo que puede aprender rápidamente.
  • Es dulce y afectuoso, incluso se considera como prototipo de perro faldero, no obstante, también es muy demandante con su dueño, necesitando su contacto y su presencia de forma muy continua.
  • Su extraordinario sistema auditivo hace de él uno de los mejores perros vigilantes, así como sucede con numerosas razas pequeñas.
  • Es un perro hogareño y familiar, tanto es así que percibe claramente cualquier cambio de rutina, a pesar de ello se debe reconocer que no es un perro paciente con los niños.
  • El yorkshire necesita juguetes, ya que le encanta jugar y su naturaleza es muy alegre.
  • Se lleva bien con otras mascotas, siempre que se establezcan pautas para la convivencia.
  • Su carácter se puede equilibrar fácilmente, no obstante, para ello necesita paseos diarios.

Como vemos su temperamento es muy marcado, a la vez que adorable, pero esto requiere que sepamos cómo educar a un yorkshire correctamente.

El yorkshire es un perro, no un niño pequeño

Uno de los principales problemas que encontramos al hablar del adiestramiento del yorkshire terrier es precisamente su dulzura, afectividad y su expresión verdaderamente adorable, que unidos a su diminuto tamaño, hacen de este perro una mascota idónea para mimar y consentir.

Muchos de los problemas conductuales de esta raza vienen dados por la actitud de los propietarios, que tratan a sus mascotas como si fueran niños pequeños, cuando son perros a los que dañamos en numerosas ocasiones al querer humanizarlos.

Para poder disciplinar a un yorkshire terrier y mantenernos firmes ante su adorable expresión, debemos tener claro lo siguiente:

  • Es un perro caprichoso, así que para educarlo es necesario no consentirlo.
  • No debemos mimarlo en exceso, él necesita afecto, pero no tanto como lo puede necesitar un bebé.
  • No debemos ceder ante él cuando simplemente nos pide cariño, sino que debemos entregárselo cuando se lo merezca.

Debido a las características del yorkshire, cumplir estas premisas puede resultar difícil, pero es absolutamente necesario.

El refuerzo positivo

Todos los perros necesitan aprender mediante el refuerzo positivo, lo que podríamos resumir de la siguiente forma: no regañar por los errores y premiar por los aciertos.

El refuerzo positivo consiste en premiar a nuestro perro mediante caricias, palabras afectuosas o golosinas caninas (o todos estos estímulos paralelamente) cuando ha ejecutado una orden de manera adecuada.

Por el contrario, para educar a un yorkshire, no debes pegarle (obviamente) y no debes gritarle, ya que esto lo situará en un estado de estrés y ansiedad que no le posibilitará un buen aprendizaje.

Lo que sí resulta de gran importancia es que te muestres como un propietario que no está dispuesto a ceder, que es capaz de dominar la situación y que va a mantener su posición. Por ejemplo, si quieres que tu mascota no suba al sofá, no dejes que realice esta acción bajo ningún concepto, si un día le permites sobrepasar ese límite, es muy probable que vuelva a hacerlo aunque tú no lo consientas.

Recuerda, con un yorkshire es de gran importancia marcar claramente los límites y no ceder una vez éstos se han establecido.

Paseando al yorkshire

Para iniciar a tu mascota en sus paseos diarios es importante que lo acostumbres de forma progresiva, de esta manera podrás disfrutar de los paseos plenamente, ya que lograrás educar al yorkshire.

Primero debes habituarlo al uso del collar, colocándoselo desde las primeras etapas para que así pueda sentirse cómodo con él, y solo cuando se ha acostumbrado a notar el collar, procederemos a colocar la correa y a sacarlo a pasear.

Deja que el perro se mueva libremente con la correa para que así experimente la sensación, después deberás enseñarle la orden básica "ven".

Para evitar tirones indeseados durante el paseo, es importante que le enseñes a caminar a tu lado, por lo que deberás mantener su cabeza cerca de tu pierna.

Evitar ingestiones peligrosas

Es muy importante adiestrar a tu yorkshire para evitar cualquier ingestión accidental que pudiera resultar dañina para él, ya que se trata de perros muy activos y enérgicos, que en su afán por descubrir su entorno pueden dañar muchos objetos, o lo que es peor, dañarse a ellos mismos.

Para ello debes trabajar con premios comestibles, que dejarás en el suelo para enseñarle la orden "déjalo", de este modo el perro aprenderá a guardar distancia con los posibles objetos que se pudiera encontrar.

Nunca dejes de trabajar con tu yorkshire

Creemos que la educación del yorkshire es un proceso que tiene lugar únicamente durante la etapa de cachorro, pero debes estar reforzando su conducta también durante la etapa adulta, para así poder mantener el equilibrio de su temperamento.

El yorkshire es un perro muy familiar, por lo que si estás dispuesto a acoger a uno de ellos te recomendamos que te informes todo lo posible acerca de la ansiedad por separación, y finalmente complementamos toda la información que te hemos brindado con varios trucos de adiestramiento canino.

Si deseas leer más artículos parecidos a Consejos para educar a un yorkshire, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

Pin
Send
Share
Send
Send